Es noticia:

Sálvame Ruina económica y accidentes televisados: los mil y un dramas de Chelo García Cortés

La colaboradora ha visto como gran parte de su intimidad ha sido ofrecida al público, mientras los colaboradores se ceban con ella

Chelo García Cortés regresando al plató de «Sálvame» tras su última caída
Chelo García Cortés regresando al plató de «Sálvame» tras su última caída - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Chelo García Cortés parece ser la colaboradora más gafada de «Sálvame». La periodista ha vivido, a lo largo de los diez años del programa, innumerables momentos que, seguramente, desearía borrar de su mente. Chelo García Cortés ha visto como sus intimidades se han paseado por el plató de televisión, especialmente cuando ha tenido problemas con Hacienda, deudas pendientes, aparatosas caídas o problemas con compañeros de trabajo.

El dardo de todas las críticas, en ocasiones, suele ser Chelo García Cortés. Todo comenzó de forma disimulada, cuando los compañeros, y en especial Kiko Hernández, le reprochaban que se pasara las tardes en «Sálvame» guardando silencio, mirando la tertulia desde la distancia, interviniendo en contadas ocasiones. Esto provocó más de un cabreo a la periodista, que ha ido manteniendo el tipo como buenamente ha podido en el espacio.

De igual forma, durante su participación en «Supervivientes», Chelo García Cortés no ha recibido prácticamente el apoyo y el cariño de sus compañeros de faenas. Mientras la periodista dormía a la intemperie sobre la dura arena de los Cayos Cochinos, en Madrid los colaboradores de «Sálvame» criticaban su actitud servil hacia Isabel Pantoja. Además, hay que recordar que, ante la posibilidad de que Cortés fuera expulsada del reality, el programa intentó hacer una defensa de su compañera, y para ello invitaron a Rufino, un perro que había sido el novio de Mahi, perrita de la periodista.

Además, y cuando «Sálvame» decidió recuperar a personas históricos de la cultura popular, decidieron que Chelo García Cortés podía ser el doble de cualquiera, usando el maquillaje específico. Pinocho, Snoopy o el mismo Ghandi han sido encarnados por la catalana, que tenía que acceder a dichas acciones para poder mantener su puesto un día más en el programa.

Y motivos para aferrarse a su silla no le faltan. También ha narrado en «Sálvame» los problemas económicos por los que está pasando. Chelo García Cortés ha contado que está endeudada, y que el montante es tan grande que es un problema al que no le ve el final. De hecho, y tras su paso por «Supervivientes», sus problemas económicos han vuelto a salir a la luz. Según Hernández, su casa estaría a punto de ser embargada, mientras que el dinero que habría ganado por su aventura en Honduras ya lo estaría.

Y es que debe al fisco una enorme cantidad de dinero. En concreto, 1,4 millones de euros es lo que se ha dicho que debería a las arcas del Estado. Por si fuera poco, Chelo García Cortés también tiene problemas con bancos y prestamistas, a los que les debe dinero. «No tengo tiempo material para cubrirla. Lo que me piden es tal disparate que aunque tuviese 20 años menos no vería futuro de solución», confesó en su día la colaboradora.

Los accidentados veranos de Chelo García Cortés

Además, los veranos tampoco parecen favorecer a la periodista, ni en cuanto a exposición y, tampoco, en cuanto a salud. El pasado verano, Chelo García Cortés se encontraba paseando con su perrita, Mahi, por el paseo marítimo de Castelldefels, localidad en la que reside. Fue entonces cuando, para intentar evitar un accidente con su perrita, hizo un movimiento que le provocó caer de bruces contra el suelo. En dicho aterrizaje, varias piezas dentales resultaron dañadas.

Este incidente, que tuvo lugar en la vida privada de Cortés, provocó que un equipo de «Sálvame» se desplazara hasta la localidad para ver lo que le había sucedido a la colaboradora. En un tono jocoso, fueron narrando lo que sucedía, mostrando los restos de sangre que la colaboradora había dejado sobre el asfalto, mientras montaban un ficticio altar por el que los vecinos de la periodista podían pasar para dejar sus ofrendas, a modo de flores y velas.

Con bastantes magulladuras, un labio que requirió varios puntos y las piezas dentales pendiendo de un hilo, Chelo García Cortés aceptó que el programa accediera, cámara en mano, a la consulta que había programado con el dentista. Allí mostró el interior de su maltrecha boca, al tiempo que el resto de colaboradores comentaban su estado.

Su —última— brutal caída

Pero parece que el verano de 2019 tampoco podía ser más tranquilo para Chelo García Cortés. Aún con la resaca de su paso por «Supervivientes», el paso por «Sálvame» no estaba siendo sencillo para la colaboradora. Este martes, minutos antes de comenzar el programa, Cortés se disponía a entrar en el plató de Telecinco. Hablando por teléfono con una mano, y portando un plátano en la otra, la periodista no se percató del escalón a sobrepasar para acceder en la puerta, cayendo al suelo.

Tal y como narraron sus compañeros, muchos de ellos listos ya en el plató, la caída fue muy estrepitosa, emitiendo un sonido que les preocupó ante el desconocimiento. Fue entonces cuando descubrieron que Chelo García Cortés se había estrellado contra el suelo, no sin antes cortarse de manera importante la pierna. Sangrando mucho, los compañeros llamaron al servicio médico de la cadena, que la trasladó inmediatamente al hospital.

Una vez allí, y en urgencias, comprobaron el estado en el que se encontraba la pierna de Cortés. Tras ser revisada por los médicos, concluyeron que había tenido suerte la colaboradora, ya que la lesión, aunque importante de por sí, podría haber sido mucho peor en caso de que algún tendón hubiera sufrido daños. Esa misma tarde, Chelo García Cortés salió, en silla de ruedas, del hospital, con la pierna completamente vendada y 28 puntos de sutura para unir la carne que se había separado.

En directo, «Sálvame» informó del accidente sufrido por la colaboradora, comentando lo que había sucedido, la reacción de la periodista y la de sus propios compañeros. Además, un equipo del programa acudió a urgencias, esperando la salida de su compañera para hacer una conexión con el plató. Una vez salió del centro médico, Chelo García Cortés comentó, en primera persona, lo sucedido, y aceptó la invitación para acudir directamente al plató de «Sálvame».

A diferencia de su llega tras su paso por «Supervivientes» —sin espectadores en plató, en absoluto silencio y los tertulianos en contra—, Chelo fue recibida con el público y el resto de sus compañeros de pie, al tiempo que no podía reprimir sus lágrimas de emoción. Y es que, tal y como apuntilló, ese era el recibimiento con el que soñó mientras estuvo en «Supervivientes». Ahora, Cortés deberá esperar a que su herida mejore y realizarse las curas recomendadas por los especialistas.