Es noticia:

Sálvame Un colaborador duda en «Sálvame» de la enfermedad de Kiko Matamoros

El colaborador ha dudado sobre la veracidad del testimonio que ofreció su compañero de programa antes de operarse

Antonio Montero escuchando la réplica a sus palabras de Kiko Matamoros en «Sálvame»
Antonio Montero escuchando la réplica a sus palabras de Kiko Matamoros en «Sálvame» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este lunes, Kiko Matamoros recibió el alta hospitalaria después de haber sido intervenido por un tumor en la vejiga del que se desconocía su pronóstico. La intervención, que resultó ser un éxito, debía de arrojar luz sobre la enfermedad del colaborador de «Sálvame», así como garantizarle un tratamiento adecuado, que variaría dependiendo de los resultados de la biopsia del material extraído.

Con gesto sereno y acompañado de su hija, Laura Matamoros, Kiko apareció entre las puertas del hospital, atendiendo a todos los medios presentes, entre ellos sus compañeros de «Sálvame». Manifiestamente tranquilo, o bien por su propio estado o por intentar transmitir dicha sensación a quienes le veían, aseguró encontrarse «estupendamente». «Me tienen que dar los resultados, pero por la información que tengo de los médicos hay que ser muy optimista. Es posible que no tenga que aplicarme quimioterapia, así que es una muy buena noticia».

Esto contrasta con el pronóstico que, según el mismo Kiko Matamoros, le ofrecieron en un primer momento los propios médicos antes de haber sido intervenido. «Me han detectado varios tumores de vejiga y el diagnóstico no es nada optimista», arrancaba diciendo en su entrevista en «Sálvame deluxe». «Cuando tuve un ingreso por urgencias por una obstrucción urinaria, coincidía que me iba de viaje con mi hija a Londres y me tuve que dar la vuelta por el dolor», recordó ante María Patiño. Reconoció que, aunque en un primer momento le informaron en urgencias que podría ser algo «episódico», finalmente se cumplió uno de los pronósticos más alarmantes cuando se despertó «en medio de un charco de sangre».

Este cambio tan repentino de opinión por parte del servicio médico que ha atendido a Matamoros ha llevado a Antonio Montero, compañero de «Sálvame», a dudar sobre lo que dijo en su entrevista en el programa y por si este había exagerado con el tema. Su salida tan optimista del hospital, de la cual no ha dudado en alegrarse Montero, ha servido para poner en tela de juicio el testimonio que ofreció el propio Matamoros, considerando que su entrevista fue lacrimógena y que estaba, por tanto, exagerada en cuanto a su posterior pronóstico. Kiko, a través del teléfono, ha querido dejar claro que eso no es cierto y que manifestó la información que le habían dado los propios sanitarios.

«Lamento no haber fallecido en quirófano»

«En mi entrevista no hubo lágrimas, dije que no sabía lo que los médicos iban a encontrar pero no he exagerado ni un ápice», afirmó el colaborador al otro lado de la línea telefónica, para recordad que sus hemorragias previas a la intervención habían sido «brutales», con pérdidas de hasta «litros» de sangre. De igual forma, Laura Fa, que también había criticado la actitud del colaborador tras hablar con un oncólogo, ha recibido una respuesta de Matamoros: «Debe estar un poco perdido, lo normal es que en una resonancia, cuando ha habido tanta sangre y coágulos y se han concentrado alrededor de la zona tumorada, se puedan confundir con tumores», respondió el colaborador de «Sálvame».

«Las cosas se han descubierto mejor, lamento, porque parece que tengo que pedir perdón, no haber fallecido en quirófano o que me hayan diagnosticado una metástasis», ironizó Matamoros, asegurando que el comportamiento de sus compañeros ha sido «desacertado, injusto» y que, en caso de pedirlos, «tengo los partes médicos a mi disposición».

De igual forma, sobre su tranquilidad que ha mostrado en todo momento al hablar de la enfermedad que le ha llevado a quirófano, Matamoros explicó que su actitud se debía a que «quería que me vieran menos preocupado de lo que estaba, y lo he estado y mucho» y que no es «un sinvergüenza para vender cosas en este sentido que no son».