Es noticia:

Got Talent Paz Padilla: «Me cuesta mucho decir que no. Soy muy mala como jurado»

La presentadora es una de las encargadas de evaluar a los jóvenes artistas de «Got Talent»

La actriz y presentadora Paz Padilla
La actriz y presentadora Paz Padilla - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

De todos los talent shows de nuestra parrilla hay uno contra el que no tienen nada que hacer todos los demás: «Operación Triunfo». El programa de TVE terminó poco antes de Navidad, y este mes de enero el resto de cadenas se han lanzado a competir por su espacio. Antena 3 estrenó «La Voz» con la incorporación de Eva González como presentadora. Telecinco respondió sacando «Got Talent», también con la plantilla renovada. Jorge Javier y Eva Hache abandonaron sus sillas en el jurado para ser sustituidos por Eva Isanta y Paz Padilla. Esta última llevaba casi diez años sin sentarse a una mesa para deliberar, y lo hace junto a uno de los compañeros más difíciles que podían tocarle: Risto Mejide. De todos modos, la actriz y presentadora gaditana se siente cómoda en su papel y no está dispuesta a renunciar a su chispeante personalidad para gustar a todos: «Si pensase en lo que piensan de mí me paralizaría y no haría humor».

P - Esta es su primera vez como jurado en un talent, ¿cómo está siendo la experiencia?

R - Maravillosa, me ha hecho reconciliarme con el mundo del entretenimiento. Cuando tú presentas un programa siempre tienes en la cabeza eso de que todo vaya bien, mantener el ritmo…Y en «Got Talent» como jurado yo llegaba, me sentaba, no sabía lo que iba a salir pero siempre me gustaba. Me gustaba aunque fuese algo friki, porque yo soy de Cádiz y me río con cualquier cosa. He disfrutado mucho haciendo el programa: me sentaba en la mesa y pasaban las actuaciones unas detrás de otras y ni me daba cuenta de que pasaba el tiempo. «Got Talent» es un programa maravilloso y con un cásting muy bien hecho. Estuvieron meses buscando, porque piensa que ya es la cuarta edición y hay muchos otros talent shows. Hay que buscar cosas nuevas y es complicado.

R - Además nos dejaban plena libertad: no tenía ninguna directriz de nada, votaba lo que me diera la gana. No estamos dirigidos, no tenemos guion ni nada. Me he sentido muy libre y muy feliz. He descubierto que hay cosas que me emocionan muchísimo. Soy muy sensible con todo el que se suba al escenario porque sé lo difícil que es enfrentarse a un público.

P - Entre el público hay una división bastante profunda sobre usted: unos dicen que ficharte ha sido el mayor acierto de la edición y otros creen que no pinta nada, ¿por qué suscitas opiniones tan distintas?

R - Siempre hay gente a la que le gustas y otra que no te soportan. Estoy acostumbrada y es algo bonito y precioso que me hace seguir creciendo. Si le gustase a todo el mundo dejaría de trabajar.

R - Es muy fácil conectar con un drama, lo hemos visto estos últimos días con el caso de Julen, porque todos hemos vivido momentos de dolor. Pero no es tan sencillo conectar usando el humor. El problema que tiene el humorista es el de lllegar a diferentes generaciones, porque utilizan diferentes palabras, tienen costumbres distintas…Lo que le hace gracia a mi madre no se la hará gracia a un niño de 12 años o a un chaval de 30. Es muy difícil gustar a todos. Los humoristas no tenemos que tener miedo de las cosas que nos digan y no podemos estar pendientes de lo que opine todo el mundo. Si me parase a pensar en lo que piensa este o el otro me paralizaría y no haría humor.

P - «Got Talent» es un programa en el que pasan aspirantes bastante eclécticos: cantantes, magos o gente con habilidades extrañas ¿Cómo se puede tener un criterio único para actuaciones tan diferentes?

R - A todo lo que me sorprende o me emocione, a todo lo que yo no puedo hacer, le doy un sí. Y hay tantas cosas que yo no sé hacer y admiro a los que saben hacerlo…La mayoría de la gente que viene a «Got Talent» es profesional de lo que hacen en su barrio o en su pueblo, y su sueño es ser artistas. Para ellos es muy importante lo que les decimos, por eso me cuesta mucho decir que no. En realidad soy muy mala como jurado.

P - ¿Qué es más difícil, controlar a los tertulianos de «Sálvame» o controlar a Risto Mejide?

R - Yo no controlo a nadie, ni en «Sálvame» ni en «Got Talent». Tengo muchas cosas en común con Risto, pero yo digo las cosas con humor y él mete zascas. Los humoristas siempre decimos la verdad, por eso nos intentan cortar las alas. Detrás de un chiste siempre hay una verdad, y el humor lo que hace es endulzar las cosas. El éxito de Sálvame es que todos somos libres y el éxito de Risto es también la libertad.

P - ¿Cuál crees que es la baza de «Got Talent» frente a «La Voz» de Antena 3, su competidor directo?,

R - «Got Talent» conecta a todo el público y es multidisciplinar, porque el talento es amplio y complicado, y tiene humor, mientras que con «La Voz» no creo que la gente se ría.