Es noticia:

Operación Triunfo Críticas a «OT 2018» por el «descarado» trato de favor a Miki en el concurso

Gran parte de la audiencia llevaba varias semanas denunciando el «favoritismo» de la Academia hacia el concursante catalán y el reparto de temas para Eurovisión ha terminado de desatar la controversia

Miki, el pasado miércoles en la Gala 11 de «OT 2018»
Miki, el pasado miércoles en la Gala 11 de «OT 2018» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este martes ha tenido lugar el reparto de temas más especial en la Academia de «OT 2018» en lo que va de concurso: el relativo al Festival de Eurovisión 2019. Ya solo quedan seis concursantes en el «talent show» musical de RTVE (Natalia, Famous, Alba Reche, Sabela, Julia y Miki), de los que saldrá el próximo ganador de «Operación Triunfo», aunque el representante de España en el certamen de la canción europeo no necesariamente estará en esa lista, sino que se escogerá en una gala especial a la que también accederán varios de los concursantes expulsados... aunque no todos.

Al inicio del concurso, la dirección de «OT 2018» anunció que los dieciseis concursantes del programa podrían concurrir a representar a España en el certamen eurovisivo que se celebrará en mayo en la ciudad israelí de Tel Aviv. Desde el primer expulsado al potencial ganador o ganadora, todos eran candidatos en un primer momento a participar en esa gala especial de Eurovisión que se emitirá en La 1 de TVE el próximo mes de enero.

Sin embargo, finalmente no ha sido así, después de que el reparto de temas para esa gala especial (pinche aquí para conocerlo), anunciado por Noemí Galera y Manu Guix, cabezas visibles de la Academia, dejase a tres de los aspirantes sin posibilidades de defender a España en Eurovisión. Se trata de Alfonso y África, los tres primeros expulsados, y de Dave, cuarto en abandonar la Academia. Llama especialmente la atención el caso de África, una de las voces más potentes de «OT 2018» pero que no podrá defender ningún tema tras no haber sido seleccionada por el programa.

El «vacío» del concurso a Dave, África y Alfonso, que no han dudado en protestar en redes sociales, contrasta especialmente con lo sucedido con Miki Núñez, para muchos telespectadores el aspirante más flojo vocalmente de los seis que quedan en la Academia pero al que «OT 2018» ha entregado tres de los 17 temas propuestos para representar a España. O lo que es lo mismo, casi un 20% de las propuestas eurovisivas llevarán el sello del concursante catalán. Quedan por detrás Sabela, Natalia, Marilia y Carlos Right, con dos; y Julia, Famous, Alba Reche, Marta, Damion, Noelia, Joan Garrido y María, que tendrán la opción de defender una canción.

Sobre todos ellos, resalta lo sucedido con Famous, el único de los concursantes que desde el principio dejó clara su intención de acudir a Eurovisión pero al que el programa únicamente ha otorgado una canción, por las tres de Miki. Por ello, miles de televidentes han acusado en redes sociales al programa de favorecer «descaradamente» al aspirante catalán, tanto en el reparto de temas para Eurovisión con en el propio concurso.

Una postura mantenida por gran parte de la audiencia de «OT 2018» desde hace varias semanas, en las que los telespectadores han dnciado un presunto trato de favor del programa hacia Miki. Acusaciones que refrendan en hechos como las que califican de «benévolas» valoraciones del jurado a las actuaciones del catalán; las presuntas muestras de condescendencia hacia él por parte de la Academia; o el hecho de que, semana tras semana, el aspirante pudiese cantar canciones más adecuadas para sus aptitudes vocales.

Una controversia que viene de lejos

A pesar de haber sido propuesto por el jurado en cuatro ocasiones para abandonar la Academia, Miki siempre fue salvado por los profesores o por sus compañeros y nunca sometió su continuidad en el concurso a la voluntad de la audiencia, pues siempre consiguió salvarse de la nominación. Los televidentes, igualmente, denuncian que el concursante lograse un «pase directo» para acceder a la fase final de los cástings del programa, por lo que se libró de las multitudinarias pruebas de selección.

En ese sentido, muchos «tuiteros» se quejaron durante la pasada gala, en la que fueron seleccionados los dos primeros finalistas (Natalia y Famous), de que el joven aspirante continuase en «OT 2018» con talentos como Marta, Noelia, Damion o Marilia fuera de la misma. Las quejas se prolongaron hasta las evaluaciones del jurado, que debían calificar del 1 al 10 las actuaciones de los seis concursantes que quedaban en la Academia. A muchos usuarios les extrañó que Miki (7,75 de nota media final) se quedase cerca de Sabela (8,25) y de Famous (8,75, escogido como finalistas por la Academia) en las valoraciones definitivas.

Los usuarios más macabros, incluso, comparten la teoría de que el concurso ha cambiado la mecánica de cara a su gala de este miércoles, que determinará a los cinco finalistas definitivos, para favorecer a Miki. Al contrario que sucedió en «OT 2017», el público únicamente podrá escoger a dos de los finalistas en un espacio de tiempo muy limitado. Los más enrevesados consideran esa maniobra como un «intento» del programa por «colar» a Miki en la final. Según esa teoría fan, el jurado optaría en un primer momento por el catalán como finalista, por encima de Sabela, Alba Reche y Julia, que someterían su continuidad al público en última instancia para meterse en la final de «OT 2018». Una hipótesis de lo más enrevesada, que tendrá que esperar hasta el miércoles para ver si cae por su propio peso.

El aspirante catalán es uno de los concursantes más polémicos de esta edición de «OT 2018», en la que ha protagonizado varias controversias. Junto a María, instigó el ya conocido como «Mariconez Gate» y no han sido pocas las ocasiones en las que la audiencia ha criticado su «egocentrismo» y «populismo». Hace solo unas semanas, fue duramente reprendido por lanzar un alegato feminista por el que le criticaron incluso sus compañeras, mientras que este pasado fin de semana, abroncó a su compañero Famous, junto a Natalia, por comerse unos polvorones.