Es noticia:

OT 2017 Roberto Leal: el presentador de Operación Triunfo que ha conquistado a España

El conductor del exitoso formato ha crecido semana a semana y se ha ganado el corazón de sus millones de espectadores gracias a su carácter y empatía

Roberto Leal triunfa al frente de Operación Triunfo - RTVE / Vídeo: Roberto Leal vivió su momento más tenso en OT tras un cruce de declaraciones con David Bustamante
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El final de la Gala 11 de Operación Triunfo ha servido para volver a ver a un Roberto Leal excelso y cada vez más suelto al frente del formato. El presentador ha roto por fin esa barrera mental que parecía perseguirle en las primeras semanas de «OT 2017» y, más allá de Amaia, Alfred o Aitana, se ha convertido en una de las grandes estrellas del mismo.

Siempre con su mejor sonrisa, paciencia y naturalidad, Leal ha sabido ganarse al público de OT 2017. Y eso que no fueron pocas las voces que le criticaron en sus inicios, en especial en las dos primeras galas, en las que se le pudo ver más nervioso que ahora. La propia Rosa López, «Rosa de España», se lo dijo a modo de broma en la Gala 0. «Cuanto antes te quites el "palito" de ahí, mejor», le espetó, recomendando a Leal que actuase con mayor espontaneidad y que no se tensase tanto.

Y el conductor le hizo caso al pie de la letra. Y eso que en la siguiente gala tuvo que afrontar un tenso momento con David Bustamante en presencia de la cantante Becky G. Entonces, el extriunfito, que aquella noche fue el miembro invitado del jurado, le recriminó al presentador que insinuase, a modo de broma, un posible interés suyo en la intérprete. «Me vas a meter en un lío. No pongas en mi boca cosas que has dicho tú. Llevas queriendo tirar fichas toda la noche y no has parado», le reprendió Bustamante a Leal. «Me vas a buscar un lío tú a mí», le contestó el presentador, en pleno directo, aunque la situación no pasó a «mayores», que diría Becky G.

Complicidad con los concursantes

Aunque a partir de entonces, la estela del presentador, nacido en 1979 en Alcalá de Guadaira (Sevilla) y uno de los rostros de referencia de Televisión Española en los últimos años, ha seguido brillando cada día más. Con su simpatía por bandera, esa que le lleva caracterizando también en los más de diez años que lleva en la casa, el también presentador de «España Directo» se ha ganado con tesón el corazón de los millones de espectadores que cada lunes se sientan frente a su televisor a ver Operación Triunfo.

En las últimas semanas, incluso, a Leal se le ha visto más desatado que de costumbre. En la Gala 8 se atrevió a bailar con Miriam durante su interpretación de «I wanna dance with somebody», de Whitney Houston. Y en la Gala 10, retó —y ganó— a un surrealista concurso de baile a Roi, por el que se llevó incluso un premio que luego quiso compartir con el participante gallego.

En esa misma gala, además, protagonizó uno de los instantes más emotivos del concurso y del que no muchos se dieron cuenta. Alfred tuvo que abandonar el plató en numerosas ocasiones debido a una crisis de ansiedad que sufrió durante la noche... y Roberto Leal, en un tributo al participante, se puso en su traje una de las chapas que luce el triunfito para apoyarle.

Semanas antes, en la Gala 6, también vivió junto a Roi uno de los momentos del concurso al preguntarle por la primera palabra que alguien debía conocer si quería aprender a hablar gallego. «¡Sapoconcho!», le respondió el concursante... que a la semana siguiente salió al escenario en la actuación grupal con una tortuga de juguete —«sapoconcho» en gallego significa tortuga— y fue nombrado favorito de la semana.

Una sombra que no pesa

De una forma u otra, lo que está claro es que el presentador ha sabido estar a la altura de los conductores del formato en ediciones anteriores, como los carismáticos Carlos Lozano y Jesús Vázquez. El primero estuvo al frente de las tres primeras, mientras que el segundo lo estuvo desde la cuarta hasta la séptima. La anterior a la actual, la del 2011, con Pilar Rubio al frente, fue todo un fracaso y duró poco más de un mes.

Así las cosas, Roberto Leal se ha convertido, por méritos propios, en uno de los nombres de referencia de Operación Triunfo. Sus ganas, pasión y carácter, así como su actitud e incluso empatía y complicidad con los concursantes, le han hecho dar un paso adelante y demostrar sus credenciales como el candidato idóneo para estar al frente de un formato que ha vuelto a generar la fiebre de antaño.