Es noticia:

Marisa Porcel, actriz de sexta generación

La intérprete, conocida como Pepa de «Escenas de matrimonio», ha fallecido a los 74 años

Marisa Porcel, en una imagen de archivo
Marisa Porcel, en una imagen de archivo - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Arcadi proclamó a Camba «el mejor escritor de Villanueva de Arosa» (el otro es Valle-Inclán). Hoy podemos proclamar a Marisa Porcel (1943-2018) la mejor actriz de Tarazona (el otro es Paco Martínez Soria y, vale, es un actor). La intérprete, que saltó a la fama por su papel de Pepa en la serie televisiva «Escenas de Matrimonio», falleció este miércoles, a los 74 años, y las condolencias no tardaron en llegar. Compañeros de reparto, directores e, incluso, su propia hija quisieron destacar la labor de Porcel: una intérprete «de raza».

Hija de Pedro Porcel (con su hija son siete generaciones de actores), empezó en su compañía teatral y trabajó con grandes directores españoles. Con Carlos Saura en «La prima Angélica», «Ana y los lobos» y «El jardín de las delicias». Con Gutiérrez Aragón en «Habla, mudita», «Camada negra», y «La mitad del cielo». También con Paco Regueiro en «Carta de amor de un asesino» o con Jorge Grau en «La siesta». En 1966 participó en un par de episodios de «Historias para no dormir» Diez años después, Chicho Ibáñez Serrador la llamó para «Quién puede matar a un niño», una de las más legendarias películas anticonceptivas del cine español. La última vez que la vimos estaba a merced de los asesinatos.

Aunque la mayoría la recuerde por la pareja de Pepa y Avelino, primero un «sketch» sin nombre en «Noche de fiesta» desde 1999, luego una función teatral como «Matrimoniadas» y más tarde «Escenas de matrimonio» en Telecinco, Marisa Porcel había hecho mucha televisión antes de dar con José Luis Moreno y el estajanovismo (acabó denunciándola a ella y a Pepe Ruiz cuando se fueron a «La familia Mata»). Era la tía de Neleta (Victoria Vera) en «Cañas y barro», apareció en tres capítulos de «El español y los siete pecados capitales» o en «Médico de familia». Y tienen mucha gracia algunos de los títulos de películas en las que ha trabajado, propios de una época del cine español. Desde «Más fina que las gallinas» (1977) a «La enfermera, el marica y el cachondo de don Pepino» (1981), pasando por «Juventud drogada» (1977). Su último trabajo fue en 2013 en «La que se avecina», como supuesta madre millonaria de Antonio Recio (en «Aquí no hay quien viva» interpretó a la hermana Esperanza, un disparate al lado de Emma Penella o Mariví Bilbao).

José Luis Moreno nunca ha tenido el talento de Brian Cooke y Johnnie Mortimer para escribir (de hecho, hasta escribía guiones mientras veía el tenis en su palco del Madrid Arena), pero Pepa y Avelino son nuestros Roper. El clásico de la Thames Televisión es un prodigio de humor. Lo de Pepa y Avelino tenía gracia cuando era «lo de las camas» y salía en «Noche de fiesta» (cuando era basurilla minoritaria). Ambas parejas hicieron una gira teatral. Y por parte de las dos mujeres había continua petición de sexo. Pepa jamás habría podido ponerse los alucinógenos y setenteros modelos de la delgaducha Mildred (Yootha Joyce). Contaba la actriz que el primer papel de señora mayor que le dieron fue de madre y a partir de ahí su carrera fue mejorando. «Yo antes estaba muy delgada y me pasaba el día llorando y haciendo régimen, hasta que un día me cansé y empecé a engordar. A partir de ahí me empezaron a dar los mejores papeles».