Es noticia:

Lazos de sangre El drama de Ana Obregón tras la enfermedad de su hijo: «Se me cayó el mundo encima, pero ahora creo en Dios»

La actriz y presentadora de televisión fue la invitada de este miércoles en «Lazos de sangre», el programa que comanda Boris Izaguirre en La 1

Ana Obregón, este miércoles en «Lazos de Sangre»
Ana Obregón, este miércoles en «Lazos de Sangre» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ana García Obregón fue la protagonista de este miércoles en «Lazos de sangre», el programa que lidera Boris Izaguirre en La 1 de RTVE y que pasa revista a los vínculos familiares de sus protagonistas. La actriz, presentadora y bióloga hizo un repaso de lo más extenso a su vida y carrera, tanto dentro como fuera de la pantalla.

Entre otros muchos temas, la intérprete recordó sus inicios en televisión, sus primeras películas y su etapa en «Caliente», el programa que presentó junto a Rody Aragón en La 1 en los noventa. Asuntos de los que habló, como es habitual en ella, con mucho optimismo e ilusión. Cualidades que preservó intactas al hablar acerca de la enfermedad de su hijo, Álex Lequio, que lleva dos años batallando contra una leucemia. «Cuando nos lo dijeron, se me cayó el mundo encima. Estaba yo sola con él. Es muy duro. Se te para el tiempo y se te hace todo oscuro», confesó la televisiva en «Lazos de sangre».

Sin embargo, Obregón no tardó en levantar la cabeza y sacar fuerzas de flaqueza para auxiliar a Álex. «Mi derrumbe duró desde las 2 hasta las 8 de la mañana, que llegó su padre [Alessandro, el Conde Lequio]. Y después, tiré “p'alante”. Era como una misión: salvar la vida de mi hijo. No hay otra. Eso sí, corté. Hablaba con mis hermanas, mis padres, hermanos y nada más», explicó la actriz, que decidió alejarse de los focos para estar junto a su hijo. «Él me decía: “Tú te rompes una uña y haces drama”. Pero te dicen que tu hijo tiene cáncer y dices... “Tranquilo, vamos a salir”», siguió diciendo la intérprete, que trasladó a su hijo a Nueva York para tratar su enfermedad. «Cuando te pasa algo así, no hay que hacer victimismo, ni drama sobre el drama. Es algo muy grave, pero tienes que pensar... “De aquí se sale, me cueste lo que me cueste”. Lo pago gracias a mi trabajo, “Ana y los Siete”, a TVE... a todos los millones de personas que me han visto y ayudado. Pero se sale», enfatizó la artista.

Al mismo tiempo, Obregón quiso poner en valor la fuerza de Álex, que acaba de cumplir 27 años. «Mi hijo no se ha quejado. No me tengo que colgar ninguna medalla, sino que lo tiene que hacer él», espetó en «Lazos de sangre». Un punto de vista que compartieron las presentadoras Paloma Lago y Rosa Villacastín, íntimas de la televisiva y que aportaron su granito de arena a este especial de «Lazos de sangre». «Todos hemos estado volcados. Ana ha sido una auténtica madraza. Con esto, la admiro muchísimo más», comentó la primera, que además es la tía de Álex. «Me imagino lo que tiene que haber sufrido viendo a su hijo así. Es que es su vida, su todo», añadió la segunda.

En su entrevista para el programa de Izaguirre, la artista dio más detalles acerca de la lucha a la que han tenido que hacer frente en estos últimos años. «Recuerdo especialmente seis meses muy duros. 90 días de hospital, sesiones de quimio de 10 horas, tres días seguidos... y yo sola. Y en una ciudad que es una locura», confesó Obregón, que no perdió un ápice de positividad en todo el proceso. «Desde la primera quimio le dije: “Ya está”, porque se está reduciendo el tumor. Y ahora que todo está bien, creo que he llorado más de felicidad que del dolor cuando me dijeron lo que tenía. He llorado muy poco. Igual dentro de dos meses me da por llorar y me tiro dos meses. Pero ahora, creo en Dios», comentó la actriz en «Lazos de sangre».

El programa también ofreció testimonios de otras personalidades cercanas a la artista, que hablaron acerca de la figura de Obregón tanto delante como detrás de los focos. Fueron los casos de Ramón García, «Ramonchu», Antonio Resines, Rody Aragón o el director de cine Fernando Colomo. Todos ellos guardan un gratísimo recuerdo de la actriz, como dejaron claro en el espacio de La 1.