Es noticia:

«El Hormiguero» El complicado español de Jean Paul Gaultier dificulta la entrevista con Pablo Motos

El prestigioso diseñador visita «El Hormiguero» para presentar su nueva fragancia, «Scandal»

Jean Paul Gaultier, en «El Hormiguero»
Jean Paul Gaultier, en «El Hormiguero» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El prestigioso diseñador francés Jean Paul Gaultier ha venido hasta España para pasearse por «El Hormiguero». En el plató del programa de Pablo Motos, el diseñador ha aprovechado para presentar su nueva fragancia, «Scandal», aunque para escándalos los que él ha formado durante su exitosa trayectoria en el mundo de la moda. Unos escándalos que le han llevado a convertirse sin lugar a dudas en uno de los creadores más icónicos del siglo XX y lo que llevamos del XXI. «Primero hay que preguntarse qué es un escándalo. Hoy en día, todo el mundo se escandaliza por todo», puntualiza Gaultier en un español que mezcla con palabras en francés y entonación italiana. Fueron distintos los intentos del presentador para que Gaultier hablase en francés, su idioma materno. Pero cuando el diseñador escuchó la traducción simultánea, se negó en rotundo. Siguieron con la entrevista.

Para Pablo Motos, el primer foco de «escandalización» hoy en día son las redes sociales. «Se deben utilizar las redes sociales, pero en un sentido positivo, no para odiar», matiza.

El diseñador que le puso una falda a un hombre por primera vez en una pasarela que asegura que cuando crea un escándalo no es algo premeditado. «Cuando lo he hecho, no pensaba hacerlo. Para mi todo esto era normal en ese momento, para mi y para todo el mundo que trabajaba conmigo», asegura.

Jean Paul Gaultier creó el cónico sostén que utilizó Madonna durante los años ochenta. A raíz de esta prenda, la cantante se convirtió en su musa. «Madonna era una cosa única. Una mujer diferente. Era la feminidad y la masculinidad a la vez. Ella es el más macho de todos los machos», reflexiona el diseñador. Pero Gaultier quiso que su relación con Madonna fuese más allá. «Le pedí matrimonio tres veces y las tres veces me dijo que no. No sé por qué y no quiero saber la razón», confesaba entre risas.