Es noticia:

La historia que esconde el vestido España, protagonista del estreno de «Maestros de la costura»

El concurso de TVE tendrá como madrina a Sybilla

Sybilla, diseñadora del vestido España
Sybilla, diseñadora del vestido España - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si los doce concursantes se quedaron atónitos al pisar por primera vez el plató renovado de la segunda temporada de «Maestros de la costura» (La 1, 22.35), mayor fue el impacto cuando descubrieron que la madrina de este curso es la diseñadora Sybilla, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2014) y Premio Nacional de Diseño de Moda (2015). «Ha sido un privilegio y todo un lujo tener a Sybilla, porque no la saca de casa nadie», bromea Lorenzo Caprile, que repite como juez del concurso junto a Palomo Spain y María Escoté. «Nosotros ayudamos con la elección de los invitados. Aquí hemos echado el resto todos, al final esto es una gran familia», añade.

Bajo la atenta mirada de los expertos y las ocho cámaras que siguen en plató cada uno de sus cortes, remates y pespuntes, los aprendices del taller tendrán que reproducir en su primera prueba el vestido España, una pieza creada para que la luciera la bailarina Blanca Li en la fiesta que dio Louis Vuitton en 1996 para celebrar el centenario del nacimiento del estampado “monogram”, donde Sybilla presentó su reinterpretación del icónico tejido en una mochila-paraguas que ella definió como "shopping in the rain". En la prueba por equipos, deberán que confeccionar dos trajes de baile diseñados por Teresa Helbig para el Ballet Nacional de España. Finalmente, uno de los aspirantes abandonará el taller en la primera prueba de eliminación, donde también María Escoté se enfrentará al reto de crear una nueva prenda con utensilios domésticos como toallas, mandiles o perchas.

«Ya hemos empezado metiéndoles caña, para que se asusten. Es que los premios son muy buenos, ya los hubiera querido yo cuando empecé», reconoce Caprile. «Nosotros estamos más tranquilos porque ya sabemos lo que nos espera, en la primera no sabíamos si valíamos o si no. Pero teníamos muchísimas ganas de volver. Todos queríamos saber cosas de los aspirantes pero no nos han dejado», añade Palomo Spain. «Así a primera vista yo diría que son más atrevidos que el año pasado», vaticina Escoté. Los tres, reconocen, han tenido que aprender a hacer malabares para compaginar las horas de rodaje con sus respectivas colecciones. «Sirve a los equipos para reforzarse, es un aprendizaje para nosotros también», puntualiza Palomo Spain.

Autocrítica

¿Qué han aprendido de la pasada temporada? «Yo me he reafirmado en la idea de que en este oficio se aprende todos los días», puntualiza Caprile, quizás el juez que más impactó a la audiencia en la anterior edición. «En la costura y la cocina todo tiene sus tiempos, la olla de Caprile empezó a pitar muy rápido el año pasado, pero estoy muy convencida de que este año es el de Palomo y María», reconoce Raquel Sánchez Silva, presentadora del formato, que ahora apostará aún más por la moda sostenible y los viajes a distintos talleres. «Creo que necesitábamos un rodaje los cuatro. Nos tenemos que ajustar a la costura en concurso, que no es lo mismo que en un taller ni en casa. Ahora el programa debe ser más fiel y buscar eso, que el profesional se reconozca», añade. «No hay ningún formato sin capacidad de adaptación, el que se pone cabezón...»