Es noticia:

Los Gipsy Kings La sorprendente edad de Marisol, la madre de «La Rebe» de «Los Gipsy Kings»

La matriarca de la familia Jiménez hizo una inesperada revelación este viernes en el «docu-reality» de Cuatro

Marisol, la madre de «La Rebe», este viernes en «Los Gipsy Kings»
Marisol, la madre de «La Rebe», este viernes en «Los Gipsy Kings» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este viernes volvieron «Los Gipsy Kings» a las noches de Cuatro. Lo hicieron, como viene siendo habitual, con una velada marcada por las infinitas ocurrencias de las cuatro familias gitanas más famosas de la televisión: los Salazar, los Fernández Navarro, los Maya y los Jiménez.

Fue precisamente un acontecimiento relativo a los últimos lo que más llamó la atención de la audiencia del programa. Sucedió cuando la matriarca de los Jiménez, Marisol, habló sin tapujos acerca de su edad real en el «docu-reality», mientras trataba de animar a su hija, «la Rebe». «¡Yo tengo 37 años!», recalcó, en unas declaraciones que sorprendieron a los televidentes de «Los Gipsy Kings», que en su mayoría pensaban que la mujer tenía más edad.

En redes sociales, la confesión de la madre de «la Rebe» no pasó desapercibida para los incrédulos seguidores del formato. «¿Que Marisol tiene 37? Vamos, no me lo puedo creer... ¡Yo cumplo 38 en octubre y aparento menos!», escribió una usuaria. «¿Marisol solo es cuatro años mayor que yo? Y yo la veo mucho más mayor. ¡Yo no me veo así!», agregó otra. «Sigo flipando...», apostilló una más. A otro usuario, por su parte, le resultaba extraño otro detalle. «Marisol, 37 años y ya abuela...».

Por lo demás, el programa transcurrió con los Salazar, encabezados como siempre por el dúo «brilli-brilli» compuesto por Noemí y Raquel, de viaje a Bali para montar su negocio de «bodas balinesas». Madre e hija alucinaron con los hoteles y con la vida en la zona. «¿Esto es muy caro?», se preguntaban constantemente.

Los Fernández Navarro, por su parte, asistieron al retorno del Charro, el verdadero patriarca de la familia, al que sorprendieron a su llegada a Palma de Mallorca. «¡Ha sido una bienvenida estupenda!», reconocía. «Eres el mejor padre, el mejor abuelo... ¡eres el mejor!», le reconocían los Fernández Navarro, que trataban de contener de todos los modos posibles las ansias del hombre por salir de marcha.

En cuanto a los Maya, la familia consiguió que Salvadora conozca a Belén Rueda en Marbella y ver a Imanol Arias, uno de sus grandes ídolos. De vuelta a Granada, donde tendrá lugar la celebración sorpresa de las Bodas de Oro de la mujer, su hijo Juan Andrés no deja de dar vueltas para ganar tiempo con la preparación de la sorpresa. Aunque su madre se daba cuenta. «¡Por aquí hemos pasado hace un ratillo! ¡Estamos dando vueltas!».