Es noticia:

«Estación Apolo», la huella española en la llegada del hombre a la Luna

Canal Historia estrena este domingo (22.00) un documental sobre el papel de la estación espacial de Fresnedillas (Madrid)

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Houston, aqui base Tranquilidad. El Eagle ha aterrizado». Con estas palabras, Neil Armstrong informó al mundo de que el hombre estaba a punto de poner un pie en la Luna. Era 20 de julio de 1969. Y los primeros que escucharon este momento histórico, medio segundo antes que los ansiosos astronautas e ingenieros del Centro Espacial Houston, fueron los técnicos españoles de la Estación de Fresnedillas, a los que Canal Historia homenajea este domingo (22.00 horas) con el estreno del documental «Estación Apolo».

«Sin el trabajo realizado desde Fresnedillas, esa frase nunca hubiera llegado a Houston», reivindica Aitor Gutiérrez («Órbita Laika»), codirector junto con José A. Pérez Ledo («Órbita Laika») del documental escrito por este último y Jesús Mancebón («Desafía tu mente»). Desde Madrid, los técnicos españoles controlaron las comunicaciones entre la Tierra y la nave en la que viajaban Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins cuando el módulo Eagle tocó la superficie lunar, ya que, por la posición de la Tierra en ese momento, era imposible seguirlo desde California y Australia, donde estaban las otras bases de la misión, separadas exactamente por 120 grados.

«Estación Apolo», producido por 100 Balas, cuenta al detalle «cómo vivieron desde allí los minutos de la aproximación a la Luna, pero también la historia costumbrista de un pueblo donde aparecen los señores de la NASA para ponerlo patas arriba», puntualiza Pérez Ledo. «Trajeron tecnología de vanguardia en todo el planeta. Muchos de los que trabajaron en esa base eran americanos, pero los técnicos y servicios auxiliares eran españoles».

Esta es la historia, por tanto, de técnicos de la Estación Apolo como Carlos González y José Manuel Grandela, de su exdirector Luis Ruiz de Gopegui –«cuya única obsesión era que si había algún error no fuera español», bromean los realizadores–, y José Manuel Urech, exdirector del Centro de Comunicaciones de la NASA en Madrid; pero también de vecinos como Pablo y Tomás Alonso y el alcalde José Damián de la Peña. Sus voces, junto a las de expertos historiadores y periodistas, componen el retrato de una época en la que los niños jugaban con cohetes entre el ganado, los americanos desfasaban en las fiestas locales y los habitantes de Fresnedillas rivalizaban con los de Navalagamella por dar nombre a la estación espacial. Las imágenes que ilustran estos recuerdos provienen del archivo de la NASA, History Channel, hemeroteca de la época y los propios vecinos.

Cuando acabaron las misiones Apolo, concluyó también la carrera espacial de Fresnedillas. Si hoy se busca la estación, no se encuentra ni un solo cartel. El terreno es ahora propiedad del CNI. La huella de la NASA en España sigue viva en la vecina estación de Robledo de Chavela.

Más ángulos

Además del estreno de «Estación Apolo», Historia celebrará el cincuenta aniversario de la llegada del hombre a la Luna con otras dos producciones: «Los nazis y la llegada a la Luna» (lunes 22, a las 22.00) y «Los archivos perdidos de la llegada a la Luna» (el mismo día, a las 23.00). La primera producción descubre el trabajo del equipo de Wernher von Braun y un equipo de mas de 100 tecnicos e ingenieros de la NASA de Alemania. Más tarde, sin embargo, se descubrió que muchos de estos empleados habían colaborado con el Tercer Reich. A continuación, el segundo estreno de la noche descubrirá los audios del control de la misión, con sus peligros, decisiones y logros.