Es noticia:

Ven a cenar conmigo: Gourmet edition La desagradable broma de Ismael Beiro que enfadó a Mar Segura

Nagore Robles fue la última anfitriona de «Ven a cenar conmigo: Gourmet edition» y su menú consiguió embaucar a sus compañeros

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuatro emitió este lunes a las 22:45 horas una nueva entrega de la cuarta edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition», un singular y divertido spin off del reality gastronómico en el que un grupo de personas que no se conocen cenan en las casas de cada una de ellas. Esta versión está protagonizada por personajes famosos y rostros conocidos de nuestro país. En la presente edición competían por los 3. 000 euros Nagore Robles, Miguel Temprano, Ivonne Reyes, Ismael Beiro y Mar Segura.

Este lunes tenía lugar la última cena de esta entrega, y la anfitriona fue Nagore Robles. Hasta la fecha en cabeza estaba Ismael Beiro, que logró 22 puntos de sus compañeros tras la cena celebrada en su casa. Robles se mostraba confiada al principio de la noche y con esperanzas de superar a su compañero para llevarse la medalla de oro.

Nagore Robles demostró ser otra mujer totalmente distinta cuando está en su casa. La vasca, conocida por su carácter agrio y malencarado, se esforzó en ser agradable y tratar con amabilidad a sus invitados. Sus compañeros se sorprendieron por su cambio de actitud, así como por cómo había cuidado hasta el más mínimo detalle de la cena. En el menú que cocinó para sus invitados quedó patente la obsesión de Nagore por la comida saludable y sin grasas.

Tuvo mucho éxito entre los comensales la lubina que puso como segundo plato, aunque la anfitriona se equivocó totalmente en el postre. Con mucha dedicación y cariño había preparado un mousse de chocolate, que por un despiste acabó convertido en un batido de chocolate. «Mi chocolate estaba mejor», le espetó Yvonne Reyes. Más desagradable fue Ismael Beiro, que al ser preguntado por el postre respondió diciendo que «acabo de acordarme que se me acabó el papel higiénico en mi casa». No cayó nada bien ese chiste en la mesa, y Mar Segura le dijo que «eso es un falta de respeto. Me iría si no fuese porque estoy muy a gusto en casa de Nagore».

Durante la cena, Nagore abrió su corazón y compartió con sus invitados cómo había descubierto su homosexualidad. «Normalmente no me suelo abrir y contar estas cosas, pero hoy he estado bien y he hablado», aseguró ante las cámaras. Para poner punto y final a esta edición, Nagore preparó una sesión de karaoke con disfraces. Sus invitados intentaron mostrarse alegres y animados a pesar de que la idea no les hacía mucha gracia, especialmente a Mar Segura: «Odio los karaokes, con toda mi alma».

Cuando llegó el momento de las votaciones, todos valoraron muy positivamente la cena de la anfitriona, que para su sorpresa se coronó como vencedora de la edición con 26 puntos. «¡Os doy dinero para el taxi si necesitáis, que me sobra la pasta!», gritaa Nagora para despedir a los invitados.