Es noticia:

Brutal agresión de unos okupas a una reportera de «Espejo público»

La periodista se adentró en una casa «okupada» reconvertida en prostíbulo, según la dueña de la vivienda

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Nueva agresión a un reportero de televisión. Esta vez ha sido en el matinal de Antena 3 «Espejo público», que se ha desplazado a Marbella (Málaga) para dar voz a la dueña de una casa «okupada». El quid de este suceso es que el okupa ha convertido la casa en un prostíbulo, según ha relatado la dueña de la propia vivienda. «Hemos vivido una de las escenas más tensas de este programa», ha afirmado Diego Revuelta en un avance de las imágenes a primera hora de la mañana.

Durante la grabación del reportaje mostrado, la periodista se ha adentrado en el edificio de la casa «okupada» a la que inicialmente ha podido acceder gracias a una de las inquilinas, autopresentada como «chica de compañía», mientras el okupa estaba durmiendo. «Se le escucha roncar y todo», decía entre risas uno de los colaboradores de «Espejo público».

Sin embargo, tras darse cuenta la mujer de que la periodista del programa de Susanna Griso estaba grabando con su teléfono móvil, se lo arrebató. Tras ello, se desató el incidente entre ella y los «okupas».

La reportera ha relatado posteriormente en una conexión en directo cómo la mujer le cerró la puerta primero golpeándole el brazo y después la rodilla (con moratón como resultado). Fue ella misma quien se encargó de llamar a la Policía mientras el cámara conseguía rescatar el teléfono móvil de su compañera.

«Periodista de mierda» o «puta de mierda» fueron algunos de los posteriores insultos dedicados a la repotera por parte del ya despierto okupa, que además requería algún tipo de identificación a la periodista: «¡Quiero tu nombre, una tarjeta!». «Pero bueno, ¿qué es esto?», ha sido la reacción de Albert Castillón. La dueña de la casa «okupada» ha agradecido la labor de «reporteras tan valientes».