Es noticia:

Eurovisión Ucrania renuncia a participar en Eurovisión tras el escándalo político

Maruv ganó el pasado sábado el derecho a representar a su país en Tel Aviv, pero las «inaceptables» exigencias por parte de la televisión pública ucraniana hicieron que renunciara. Los otros candidatos también lo rechazaron

Maruv fue seleccionada el sábado 23 para representar a Ucrania en Eurovisión
Maruv fue seleccionada el sábado 23 para representar a Ucrania en Eurovisión
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras cuatros días de rumores y de desencuentros públicos, Ucrania rechaza finalmente asistir al festival de Eurovisión 2019. Así lo ha anunciado la Radiotelevisión Nacional Pública de Ucrania (NOTU) después de que el sábado Maruv ganara el proceso de selección para viajar hasta Tel Aviv. Las duras condiciones exigidas por la NOTU hicieron que la cantante renunciara a su derecho a asistir al festival. Estos dos últimos días, también los segundos y terceros casiflicados en la preselección ucraniana, han renunciado públicamente a la opción de viajar hasta Israel.

Tras ganar el sábado, la NOTU decidió darse un plazo de 48 horas para decidir si aceptaba o no a Maruv como su representante, un paso que desató un aluvión de críticas en la prensa rusa y ucraniana, así como en redes. Durante el concurso, Maruv tuvo que hacer frente a preguntas del presentador y los miembros del jurado acerca de sus vínculos con Rusia (como haber actuado en un concurso ruso a finales de 2018), al que el Gobierno ucraniano calificó de «Estado agresor» por sus acciones militares en el este del país y la anexión de Crimea.

«Las negociaciones estaban en un punto muerto. Se ha hecho todo lo posible para dejar la elección de los espectadores ucranianos detrás del telón político. Amo a mi país, pero no puedo participar en tales condiciones inhumanas, ni moral ni físicamente. Yo aprecio la libertad y no defenderé las ambiciones políticas de nadie. Gracias por el gran apoyo de todos los fans. No me rindo y ya estoy trabajando en un video musical para la canción "Siren Song", además de preparar una gran gira en Ucrania y países que conformaban la Unión Soviética o URSS», dijo Maruv horas después de denunciar públicamente las exigencias que le habían impuesto desde la cadena: asumir el coste de su participación, ceder los derechos de autor, cancelar todos los actos en Rusia e incluso no hablar con periodistas extranjeros. La cantante se mostró dispuesta a renunciar a actuar en territorio del «Estado agresor», pero se negó a firmar dicho documento con el argumento de que no estaba dispuesto a cantar «bajo censura».

El Ministerio de Cultura de Ucrania dijo que, «cuando miles de héroes mueren en el frente por la integridad territorial de Ucrania, el Estado debería estar representado por artistas dignos, patriotas de Ucrania, que se dan cuenta de su responsabilidad», según la agencia rusa TASS. También el viceprimer ministro para Asuntos Humanitarios, Viacheslav Kirilenko, acudió a la televisión para recordar que la mayoría de músicos ucranianos ya renunciaron a actuar en el país vecino tras la agresión en 2014 y criticó a aquellos que alegran la vida a los que asesinan a ucranianos en el este del país.

Ucrania ya puso en un aprieto a Eurovisión al prohibir en 2017 la entrada en el país y, por tanto, su participación en Eurovisión a la rusa Julia Samóylova, una cantante en silla de ruedas afectada por atrofia muscular espinal, por el hecho de haber actuado en Crimea. La rusa pudo volver a Eurovisión en 2018, pero no pasó a la gran final del sábado.