Es noticia:

Portugal elige una balada electrónica para Eurovisión

Cláudia Pascoal tomará el relevo de Salvador Sobral con «O jardim», aunque ya la acusan de plagio de «To build a home», de The Cinematic Orchestra

Cláudia Pascoal, al descubrir el veredicto del jurado
Cláudia Pascoal, al descubrir el veredicto del jurado - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cláudia Pascoal dio la sorpresa con una canción en la onda electrónica de Björk o The Gift y representará a Portugal en el próximo Festival de Eurovisión, que se celebrará en el Altice Arena de Lisboa el próximo 12 de mayo. «O jardim», sin embargo, ha comenzado a provocar en Portugal acusaciones de «excesivas similitudes» con «To build a home», de la banda británica The Cinematic Orchestra.

Un episodio más de la sucesiva serie de polémicas que ha perseguido la elección del sucesor de Salvador Sobral para la popular cita eurovisiva, quien logró por primera vez la victoria para Portugal con «Amar pelos dois» el año pasado. Su hermana Luisa, compositora de la melodía, formó parte del jurado que seleccionó (con un 50% del voto, pues la otra mitad correspondía a los espectadores) a la nueva representante, y hasta interpretó en directo «Maria do Mar», dedicada a su segunda hija.

«O jardim», que se refiere al jardín de la casa de la abuela de la compositora Isaura Santos, desbancó en el último instante a Catarina Miranda y a Peu Madureira, que se habían mantenido en la pugna.

Pero, ¿qué va a pasar ahora con la flamante controversia surgida en las redes sociales? Las discusiones se reproducen en todo tipo de foros, aunque la cadena pública RTP no ha terciado de momento en la cuestión. Se da la circunstancia de que el gran favorito de las semifinales, Diogo Piçarra, optó por retirarse de la carrera después de haber sido acusado de plagio con su «Cançao do fim».

La denuncia sobre el supuesto parecido entre la pieza y un himno evangélico saltó a las redes sociales, pues el tema puede tal vez remitir a «Abre os meus olhos», de la Iglesia Universal del Reino de Dios, de origen brasileño pero ampliamente implantada en Portugal también.

El lugar de Diogo Piçarra terminó siendo ocupado por «Mensageira», de Aline Frazao y defendido por Susana Travassos, que había quedado inicialmente descartada.

Y se trataba de la segunda polémica consecutiva desde que la RTP puso en pie un concurso para dar el relevo a Salvador Sobral. Sí, porque la primera semifinal se había visto empañada por un error en el recuento de puntos ya avanzada la noche del domingo 18 de febrero.

De los 13 temas que competían en aquella ocasión, se clasificaban siete. Sin embargo, la RTP reconoció unas horas después que «la transcripción de votos del público» no se había realizado de manera correcta.