Es noticia:

Julia Varela y Tony Aguilar, las otras voces de Eurovisión: «Hemos encontrado la fórmula»

Julia Varela y Tony Aguilar repiten como narradores del festival que celebra hoy su final

Eurovisión 2019, la gala en directo

Varela y Aguilar
Varela y Aguilar - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando falleció José María Íñigo, a Televisión Española se le puso por delante el reto de encontrar a un comentarista para Eurovisión que siguiera transmitiendo confianza a los telespectadores, pero también le surgió la oportunidad de dotar de nuevos aires al festival. Aunque Julia Varela llevaba ya varios años trabajando con Íñigo en la cabina de retransmisiones de la cadena pública, no ha sido hasta este año cuando se ha consolidado como pareja de baile junto a su nuevo compañero, el locutor Tony Aguilar. Ambos comentarán cada detalle de la gran final de Eurovisión que se emite esta noche en La 1 y TVE Internacional (21.00 horas). Deberán mantener los nervios a raya durante más de dos horas para disfrutar de la fiesta española, «La venda» de Miki, que cantará el último y cerrará las actuaciones de los 26 participantes.

Este año será el segundo de Tony Aguilar como comentarista de Eurovisión, pero el quinto de Julia Varela, un rostro «de la casa» de RTVE. «Lo que encontramos el año pasado fue una conexión tremenda entre ambos, entre dos formas de comunicar totalmente diferentes, a pesar de que los dos venimos del mundo de la radio», cuenta el locutor a ABC. En la misma línea, su compañera ahora de batallas en cabina, defiende esa capacidad de encontrar el punto de equilibrio mutuo: «Él me hace subir un poco y yo le contengo». Aguilar recuerda incluso «un cosquilleo en el estómago, un mariposeo, al ver que funcionaba».

Ambos son firmes defensores de la minuciosidad, tan importante en su trabajo, para que todo encaje según lo previsto. Su labor va más allá del sábado eurovisivo: también se encargan de comentar las dos semifinales ya emitidas, por lo que llegan a la final «casi con el guión y los silencios aprendidos». Esto es lo que les permite, si es que acaso es posible hacerlo ante una audiencia de unos ocho millones de telespectadores, relajarse. «Tenemos los tiempos estructurados, marcados en los que se puede hablar y en los que no, en los que nos podemos poner a traducir lo que dicen los presentadores o no», un trabajo, según cuentan, que comienza sus ensayos una semana antes, con una base guionizada.

Junto a ellos está también Víctor Escudero, «la persona que más sabe de Eurovisión de España», bromea Varela. Los comentarios del joven, más específicos, van dirigidos a los más fanáticos del festival. «Hay que tener en cuenta que te ven todo tipo de personas, y por eso cada año hay que repetir por qué España no participa en las semifinales, por ejemplo», añade Aguilar.

Durante las votaciones, los presentadores ceden el testigo a Nieves Álvarez, portavoz de los puntos españoles por tercer año consecutivo. La modelo y presentadora, que hará con su vestuario un guiño a Salomé cuando se cumplen 50 años de su victoria, dará los puntos con Granada como imagen de fondo.