Es noticia:

Eurovisión 2019 Las intervenciones más humillantes de España en Eurovisión

El próximo domingo conoceremos al artista elegido para representar a nuestro país en el festival y que asume el reto de obtener un puesto digno en la clasificación

Sigue la gala final de OT Eurovisión 2919 en directo

Remedios Amaya no obtuvo ni un punto con «Quién maneja mi barca»
Remedios Amaya no obtuvo ni un punto con «Quién maneja mi barca»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A falta de escasas horas para la gala de Eurovisión de Operación Triunfo, la audiencia pudo escuchar ayer de manera íntegra las diez canciones candidatas a representar a España en el certamen que este año se celebra en Israel. María parte como la gran favorita con «Muérdeme» que, lejos de una oportunidad laboral, parece haberse convertido en todo un problema para la joven más polémica de este año en Televisión Española. Miki, con «La venda» y Natalia, con «La clave», siguen los pasos en el ranking a la madrileña aunque, si las votaciones del próximo domingo siguen la tendencia de los eurofans en las últimas semanas, parece claro que la protagonista del «mariconez gate» ya tiene pie y medio en el festival.

No ha gustado a parte del público el nivel de los temas que compiten por representar a nuestro país en Eurovisión 2019. Incluso sobre «Muérdeme» algunos seguidores han afirmado que la versión completa de la canción resulta «decepcionante». «Estamos perdiendo una oportunidad increíble de dar un golpe sobre la mesa y sorprender con Rosalía o Lola Indigo. Habiendo escuchado todas las canciones completas mantengo que ninguna está a la altura ni por letra ni por ritmo», afirmó una seguidora en redes sociales. ¿Está España abocada al fracaso en el festival de la canción?

El pasado año «Tu canción», interpretada por Amaia Romero y Alfred García, consiguió el puesto 23 de una lista de 26 posibles en la gala celebrada en Altice Arena de Lisboa. «El puesto es una mierda, la verdad», afirmó entonces la artista sin cortarse sobre el resultado de los votos. A pesar del puesto obtenido la audiencia fue benevolente con Amaia y Alfred, cuyas carreras musicales continúan a día de hoy por buen camino a pesar de aquel desastre eurovisivo. Otros, sin embargo, no tuvieron tanta suerte: la carrera musical de Manel Navarro, por ejemplo, pasará a la historia por su famoso gallo en «Do it for your lover», que quedó en última posición con cinco puntos.

De lo que al menos podrá presumir Navarro es de haber obtenido cinco puntos con una actuación para el olvido. Si echamos la vista atrás y analizamos la historia de España en Eurovisión veremos que nuestro país ha tenido intervenciones del todo humillante y que se quedaron con cero y un puntos por parte de nuestros vecinos de Europa. Sin puntos se quedaron Víctor Balaguer con «Llámame» y Conchista Bautista con «Qué bueno, qué bueno, qué bueno». También Remedios Amaya, con «Quién maneja mi barca», volvió a casa con un sonoro cero en el bolsillo. Sobre su actuación se pronunció precisamente Lola Flores en un vídeo que, debido a su acertado discurso, se convirtió en viral:

En 1964, «Los TNT» lograron un solo punto con «Caracola», actuación que ni siquiera existe en el archivo de RTVE debido a un desafortunado incendio. Con un punto se quedó también la cantante Lydia en Jerusalén, cuyo número fue más comentado por la vestimenta de la artista que por su potencial vocal:

2008 fue un año a olvidar para los eurofans. Al certamen acudió el cómico David Fernández en el papel de Rodolfo Chikilicuatre que, acompañado de la también humorista Silvia Abril, interpretó en 2008 el «Chiki Chiki» quedando, contra todo pronóstico, en el puesto 16 de 25. Los seguidores del formato no dieron importancia al puesto y calificaron la presencia de Chikilicuatre en el programa de «bochornosa y ridícula».

Desastrosas fueron, sin duda, las intervenciones de «El sueño de Morfeo», que no logró más que un puesto 25 de 26 con «Contigo hasta el final» o las ediciones de Son de Sol (puesto 21 de 24), Las Ketchup o Soraya Arnelas (puesto 23 de 25).

La participación de España en Eurovisión no siempre ha sido tan mediocre como nos hacen ver algunas de nuestras peores ediciones. Así lo demuestran los primeros puestos de Massiel y Salomé, las segundas plazas de Karina, Mocedades, Betty Missiego y Anable Conde, el cuarto lugar de Julio Iglesias o el quinto logrado por Azúcar Moreno. En nuestra historia más reciente hay que destacar a David Civera, en sexta posición con «Dile que la quiero», Rosa López (2002), séptima con «Europe´s living a celebration» o Beth (2003), octava como «Dime». En los últimos años han sido Pastora Soler y Ruth Lorenzo las intervenciones más acertadas de España en Eurovisión, donde ambas obtuvieron una más que aceptable décima plaza.