Es noticia:

Matt Groening: «Los jóvenes son mucho más divertidos, pero los maduritos sabemos más de sentimientos»

El creador de «Los Simpson» estrena «(Des)encanto», una nueva serie de animación tan salvaje como fantástica

Matt Groening, en la presentación de «(Des)encanto»
Matt Groening, en la presentación de «(Des)encanto» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Más fiera, más provocadora, más salvaje y, en definitiva, más «millenial». Todos esos adjetivos podrían aplicarse a «(Des)encanto», la nueva serie de animación para adultos de Matt Groening, padre de «Los Simpson», disponible desde el pasado viernes en Netflix. Casi tres décadas después de debutar con la familia amarilla más exitosa de la historia de la animación, el popular dibujante y el creador Josh Weinstein se dan una nueva oportunidad con una ficción fantástica que tiene como protagonistas a la princesa Bean, su compañero Elfo y su demonio personal Luci. Ambientada en un mundo fantástico de la Edad Media, esta serie es el anticuento de hadas estilo Groening, soez y ácida, contraria a las narraciones infantiles con mundos idílicos. Bean vive marcada por su adición al alcohol, no quiere príncipe en su historia y no deja que nadie la explote.

P - Con esta serie vuelve a su juventud.

R - «(Des)encanto» se gestó en la habitación de mi casa en Oregón, cuando yo era un adolescente. La idea original empezó cuando yo estaba en el colegio. Allí tenía la costumbre de dibujar una tira cómica para mis amigos titulada «Cuentos del Bosque Encantado», con animales que hablaban. Desde entonces, en mi mente siempre ha existido el deseo de regresar a ella. Esa serie ha sido mi inspiración.

P - ¿Durante cuánto tiempo estuvo moldeando la serie en su cabeza?

R - Empecé un cuaderno de bocetos, no sé, hace mucho tiempo. Entre cinco u ocho años. Me costó escribir cada cliché de fantasía, cada detalle, cada referencia. Hay 25 tipos diferentes de criaturas míticas de corta estatura corta; enanos, elfos, ogros, trolls, duendes, «munchkins»... y así sucesivamente.

P - ¿Dibuja todos los días?

R - Sí, cada día.

P - ¿Puede describir sus personajes?

R - ¿Dirías que ella es una princesa? (mostrando un dibujo de Bean). En realidad sí, por la corona, pero esto no es Cenicienta, ni siquiera es la Bella Durmiente. Ella es una princesa poco convencional. Y la creamos así a propósito. Vamos a hacer lo contrario de lo que esperas. Aunque creo que es hermosa y estoy enamorado de ella, no es lo que se espera. Elfo se basa en el primer personaje que dibujé en este estilo en quinto grado. Se veía casi exactamente así sin el sombrero de duende. Cuando lo dibujamos queríamos que tuviera sentimientos románticos hacia Bean y pareciera un niño pequeño. Lucy es un personaje que he desarrollado independientemente de la serie. Es un estilo distinto. El demonio personal de Bean, un tatuaje rompedor, salvaje y fantástico. Ese es mi favorito.

P - Abbi Jacobson, una de las creadoras y protagonistas de la comedia «Broad City», será la encargada de poner voz a Bean en la versión original. ¿Cuál fue su papel a la hora de crear a esta princesa?

R - Josh Weinstein y yo trabajamos durante mucho tiempo para dar forma al universo de la serie, y quedó bastante claro que Bean era el centro de la narración y que Elfo y Lucy la completaban. Ella es el personaje más interesante que se nos ha ocurrido en mucho tiempo porque, a pesar de tener tantos defectos, es adorable. Abbi tomó lo que consideramos líneas muy feministas y nos hizo darnos cuenta de lo suaves que éramos. Ella escribe a otro nivel. Ha sido capaz de llenarla de vida con su voz y su talento para la improvisación. Ha hecho que Bean sea real.

P - Usted ha trabajado con grandes cadenas y conoce muy bien la televisión en abierto, pero ¿cómo es trabajar en plataformas como Netflix, sin publicidad?

R - Me han hecho cambiar mi forma de pensar. Ahora puedo contar las historias de mis personajes como realmente quiero, en el formato que considero adecuado. Diez episodios sin anuncios es, para mí, una nueva forma de expresión. Estoy feliz. No habríamos podido hacer esta serie ni en Fox ni en ningún otro canal regular de la televisión. Cuando tienes anuncios, los creadores se ven obligados a recordar al público dónde se habían quedado. Ahora no hace falta. Es maravilloso.

P - Ese formato es muy perjudicial para las comedias...

R - Exacto, ahora nos estamos acostumbrando a ver series sin anuncios y entendemos por qué hay ese espacio para la repetición. Los formatos están cambiando y yo me siento muy agradecido por ellos. Me permite ser más libre como guionista. Los animadores y los escritores de esta serie son muy jóvenes y estoy aprendiendo mucho de su forma de escribir porque sus referencias son muy «millennials».

P - ¿Se ha rodeado de guionistas jóvenes porque se siente como su personaje en la serie, desencantado?

R - No, pero es intencional rodearnos de jóvenes porque ya soy viejo. Tengo la teoría de que los jóvenes son mucho más divertidos, aunque nosotros, los maduritos, estemos más en sintonía con las emociones. Digamos que entre unos y otros hemos conseguido la combinación perfecta.

P - Los creadores de comedia no siempre pueden hablar de cualquier tema en las cadenas en abierto, ¿hay más libertad creativa en las plataformas como Netflix?

R - Aquí no hay censura. Nada de eso. De hecho, cuando hablamos de hacer la serie, pensamos arriesgarnos más, ser más sucios, más soeces. Escribimos varias bromas muy fuertes, pero entonces nos dimos cuenta que ese no era el camino.

El nuevo mundo de Groening