Es noticia:

Lizzy Caplan, una espía de la II Guerra Mundial en «Das Boot»: «Hay que ir más allá de la versión estadounidense»

La actriz protagoniza la serie que retoma la historia de la película «El submarino»

Lizzy Caplan
Lizzy Caplan - AMC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En medio de la Segunda Guerra Mundial, un submarino alemán con unos cuarenta hombres a bordo se prepara para su primera misión en la Francia ocupada. Dentro de la embarcación, las decisiones arriesgadas, los dilemas éticos y las rivalidades se entremezclan en una lucha donde solo importa la supervivencia. Este es el argumento de «El submarino» (1981), un clásico del cine alemán dirigido por Wolfgang Petersen cuya historia retoma la serie homónima «Das Boot», una superproducción germana (rodada en Francia, EE.UU. Malta y República Checa, entre otros) que llega mañana (22.10) a AMC España.

Thomas Wlaschiha, Lizzy Caplan, Vincent Kartheiser, Vicky Krieps, Rick Okon y August Wittgenstein completan el reparto de una producción que sale de las angustiosas profundidades del submarino para seguir, ya en tierra, a los espías de la Resistencia francesa. Entre ellos, destaca Carla, a quien da vida la estadounidense Lizzy Caplan («Masters of sex»), una americana que combatió en la Guerra Civil española. «Leí los guiones, vi que eran muy emocionantes y como soy una gran fan de la película, que es excepcional, quería formar parte de una historia basada en ese mundo», explica Caplan a ABC.

P - -¿Qué comparte con la película?

-Ambas tienen la misma atmósfera claustrofóbica y parte de acción. En la película, todo transcurría en el submarino, pero aquí ampliamos nuestra visión a lo que ocurre en la tierra, con aliados y familiares de los miembros del barco peleando en distintos momentos de la guerra en lugares distintos. Además, transcurre más tarde, en otoño de 1942.

P - -En la cinta de Petersen apenas hay mujeres. ¿No se planteó cómo iban a tener cabida en esta continuación?

-Al principio sí pensé en cómo iban a abordar esos personajes, pero cuando leí el guión vi que había tramas más allá del submarino. Un día visité el barco que usaron para la película y me pareció tan estrecho, tan angustioso... Me impactó mucho, pensé que era un reto grabar allí. Mi parte de la historia solo se rodó al aire libre. Eran casi como dos series distintas. Siempre bromeaba con la suerte que tuve de no estar en las tramas del submarino. Seguro que era abrumador, una especie de campamento que olía mal, en medio de la nada.

P - -¿Cómo se preparó su papel de combatiente? ¿Se inspiró en personajes históricos reales?

R - -Carla no es una persona real, creo. Nos enseñaron a manejar armas, estar a gusto con una pistola en la mano. Aunque yo personalmente no lo estoy debes sentirte cómodo, por cuestiones de seguridad.

P - -En el cine, el espectador sufre con los protagonistas. ¿En la serie está más equilibrado el punto de vista?

-Esta perspectiva, que espero que se perciba como en la cinta, no es fácil, porque anima a la audiencia a empatizar con los nazis. Pero realmente te das cuenta de que muchos de esos hombres eran casi niños que, por su edad, debían contribuir a la causa alemana, especialmente en ese punto de la guerra. Pero solo eran jóvenes que querían evitar que los mataran.

P - -¿Recordar los episodios más negros de la historia de Europa nos ayuda a no repetir errores del pasado?

R - -Estoy segura, al cien por cien. Conocer la historia es la única forma de evitar volver a cometer errores. Es difícil ignorar estos temas, ahora que en muchos lugares del mundo crece la extrema derecha. Lo que más admiro de los alemanes es que no han olvidado esa parte de su historia, sino que enseñan a sus hijos en el colegio los episodios más truculentos de la Segunda Guerra Mundial para que nunca se repitan. Es una forma de responsabilizarse de un episodio tan negro y oscuro de tu propia historia. Es mejor que fingir que nunca pasó. La generación actual no tiene nada que ver con eso, pero deben estar advertidos.

P - - «Das Boot», renovada por una segunda temporada, está producida por Sky Alemania, Bavaria Fiction, y Sonar Entertainment. ¿Es Europa cada vez más importante en el mercado televisivo internacional?

R - -Lo bueno es que hoy se produce a una escala tan global que si haces algo grande no se queda solo en tu país. Eso es positivo y muy emocionante. Esta serie se verá en todo el mundo y es bueno estar en un proyecto que va más allá de la perspectiva estadounidense.

P - -Muchos la recordarán siempre por su papel en «Masters of sex». ¿Tienen algo en común Carla y Virginia?

-Sí, ambas están adelantadas a su tiempo. Son ambiciosas, inteligentes y tozudas en lugares y épocas donde esas cualidades no eran apreciadas en las mujeres. Tienen que luchar por la igualdad, por conseguir un sitio en la mesa.

P - -¿Aún le preguntan por Virginia?

-Sí, aunque no todo el rato. Me encantó interpretarla y estoy muy agradecida por esa historia y por todo lo que me dio. No tengo ningún problema en seguir hablando de «Masters of sex».