Es noticia:

«Centro médico», la serie que cura

Ha abordado 1.570 casos reales en TVE. Su fórmula: entrelazar tramas de ficción y consejos de salud

Ana Cela, que es médico además de actriz, nació en el antiguo hospital donde se rueda la serie
Ana Cela, que es médico además de actriz, nació en el antiguo hospital donde se rueda la serie - ISABEL PERMUY
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Mary Poppins, la niñera más famosa de Walt Disney, cantaba que «con un poco de azúcar esa píldora que os dan pasará mejor». La frase no podría resumir mejor la filosofía de «Centro médico», «docuserie» de TVE producida por Izen que cada tarde (de lunes a viernes, a las 18.15) introduce tramas personales entre médicos y pacientes para enganchar a la audiencia, mientras recomienda a los espectadores cómo deben actuar si se les duerme el brazo izquierdo (síntoma de un ictus), si notan un bulto en el seno (posible cáncer de mama) o cómo perder peso de forma saludable. Una forma de aprender mientras la ficción entretiene. Esta fórmula ha permitido, por ejemplo, que un niño de 10 años de Mieres salvara la vida a su padre el año pasado después de que este sufriera un síncope, gracias a la maniobra de reanimación que había visto en el programa, o que el Ministerio de Sanidad felicitara al equipo por el tratamiento de un caso de violencia de género.

«Cuando das la chapa a alguien con conceptos médicos te deja de atender. Sin embargo, si pones eso en un lenguaje cercano dicho por tus actores favoritos, te quedas con el mensaje. Esa es la clave. Hay muchos espectadores que nos mandan correos diciendo que gracias a nosotros se han acercado a su centro de salud y han puesto remedio a problemas que de otra forma se hubieran agravado», explica a Paloma Borregón, coordinadora del equipo de ocho asesores médicos de «Centro médico». Ella es especialista en Dermatología y compagina su labor en la serie con la medicina.

Después de 770 capítulos en los que han abordado 1.570 casos clínicos, los guionistas podrían aprobar primero de Medicina. Sin embargo, mantienen un contacto constante con los asesores. «Todos son casos reales. La parte crucial es saber escribir el guion para que el público aprenda. Tenemos un chat que funciona las 24 horas con los guionistas en las que nos preguntan todas las dudas, parece un chat de médicos. Nosotros recomendamos cómo puede ser el caso para que sea verdad, para que se puedan sacar enseñanzas, consejos, maniobras», añade Borregón.

Hasta el estreno de «Centro médico» en octubre de 2015, los espectadores estaban acostumbrados a doctores como «House» tratando enfermedades extrañas como el lupus, las relaciones amorosas de «Hospital Central» o a George Clooney atendiendo a pacientes en «Urgencias». No se daban explicaciones, lo importante era el espectáculo. «En otras series, la parte médica es puro atrezo, para aparentar, en nuestra serie se exponen enfermedades que afectan a una gran parte de la población, los espectadores se sienten identificados con los actores que hacen de pacientes. El punto de partida siempre es un caso real con una continuidad y coherencia durante toda la trama de ficción. Es complicado mantener el rigor pero se consigue; muchos guionistas me cuentan que es la serie más difícil en la que han trabajado», confiesa la actriz Ana Cela, que interpreta a la médico Silvia Marco, con la que tiene en común que ambas son licenciadas en Medicina.

P - Esta es otra forma de ejercer.

R - Completamente, hago una labor como médico desde esta serie. Intento cambiar los términos rimbombantes para que el espectador se quede con los conceptos y estoy segura de que calan. La gente nos tiene mucho cariño. El otro día una enfermera del Doce de Octubre nos daba las gracias por nuestra labor. Es síntoma de que lo hacemos bien, una motivación.

Todo es tan real que hasta el plató es un antiguo hospital, la Clínica Nuevo Parque de Madrid, que vive una segunda juventud tras ser cerrada en 2009 por falta de presupuesto. Fuera se pueden observar a figurantes vestidos de celadores y enfermeros fumando en sus ratos libres. Por eso en alguna ocasión han tenido que cortar una secuencia porque algún despistado se había colado y pedía que lo atendieran.

«Nuestro hospital es como cualquier otro real. Tiene muchísimo sentido que estemos en TVE por la labor de servicio público que hacemos, es un privilegio para nosotros como médicos», añade Paloma Borregón.