Es noticia:

«Alta Mar», el misterio de un asesinato en mitad del Atlántico

ABC visita el barco de la nueva serie española de Netflix y Bambú, que zarpará el 24 de mayo

Alta Mar
Alta Mar - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Para viajar de España a Brasil hoy se necesitan apenas 15 horas. También quince, pero en este caso días, hacían falta para hacer el mismo trayecto en los años 40. A falta de aviones, aquellos que querían «cruzar el charco» se subían a gigantescos transatlánticos. Cantinas, salas de fumadores, restaurantes, salones e, incluso, una pequeña cárcel: todo cabe en los cinco pisos de 350 metros de eslora que componen el Bárbara de Braganza, el buque de «Alta Mar», la nueva producción española de Bambú para Netflix, que ayer anunció que zarpará el 24 de mayo. Entre pasajeros y tripulación, aparecen caras conocidas como Jon Kortajarena, Ivana Baquero y José Sacristán. El misterio comienza cuando, a bordo del barco que parte de Vigo rumbo a América, viaja el asesino de una pasajera cuyo nombre no aparece en la lista oficial, y a la que nadie recuerda.

El transatlántico está atracado en los estudios del Álamo (Madrid) desde el pasado mes de octubre. En los 2.700 metros cuadrados de plató se reproducen varias localizaciones, entre ellas el puente de mando. «Hemos tomado referencia de grandes buques como el Queen Mary o el Normandía. Para hacerlo más auténtico hemos conseguido elementos de la época de un coleccionista británico», explica Regina Acuña, decoradora de la serie. Algunos de ellos son la bitácora o la aguja giroscópica. «Este espacio también ha sido la enfermería, una sala de telecomunicaciones, el camarote de la cantante y el del primer oficial».

Apenas dos puertas más allá se encuentra la cantina de tercera clase. «Ahí es donde realmente está el ambiente. Se van a ver mucho las diferentes clases y la tripulación, pero también cómo van interactuando entre ellos. En tercera siempre están las mejores fiestas, es donde sacas más información», dice entre risas Jon Kortajarena, encargado de interpretar a Nicolás, el ayudante del capitán. En los estudios del Álamo no hay más de seis camarotes de tercera clase «y también son calabozos cuando la ocasión lo requiere».

Para José Sacristán, la parte más «impresionante» es la cubierta de primera clase. A las hamacas y los desayunos de ensueño, se le suma una increíble vista al horizonte. «Está cubierto por una pantalla de led que tiene el mar de día, de noche, en calma, en tormenta, con oscilación del horizonte…», explica.

Un poco de todo

El clima de Madrid no es el mismo que el que viven los pasajeros del Bárbara de Braganza. «Se supone que es verano, pero lo estamos rodando en invierno ¡en Madrid! Hay escenas que rodamos en cubierta y se supone que es veranito y hace calor, pero en realidad estamos a bajo cero congelándonos», explica Ivana Baquero, que interpreta a Eva, una escritora que viaja con su hermana Carolina (Alejandra Onieva).

«Alta Mar» reúne todos los ingredientes para ser otro de los éxitos de Bambú («Velvet», «Las chicas del cable»). «Tiene un poco de “Asesinato en el Nilo” y algún que otro toque de Agatha Christie. Pero también hay mucha intriga con sus acciones paralelas. Tiene un trama marcada por el thriller que también tiene un poco de romance, desencuentros… Tiene de todo», asegura Sacristán.