Es noticia:

El abultado sueldo de los actores de doblaje de «Los Simpson»

Los encargados de poner voz a la ficción de Matt Groening ha multiplicado por diez su salario a lo largo de las temporadas

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si nos cruzáramos por la calle con una estrella de Hollywood la reconoceríamos al instante. De ellos, sabemos gran parte (o al menos eso pensamos) de su vida: vemos sus trabajos, conocemos sus líos amorosos e, incluso, sabemos cuánto ganan. Sin embargo, hay otro tipo de actores que no cuentan con ese reconocimiento, y son aquellos que se encargan de poner voz a nuestros personajes animados favoritos.

Los actores de doblaje suelen quedar en un segundo plano y no obtienen demasiado reconocimiento, o eso es lo que pensábamos. Según publica el portal «Sora News», los dobladores originales de «Los Simpson» ganan la abultada cifra de 300.000 dólares (261.000 euros) por capítulo; es decir, un total de 6 millones de dólares (5,2 millones de euros) por temporada. Pero esto no ha sido siempre así. Cuando comenzaron a poner voz a la ficción de Matt Groening, ganaban unos 30.000 dólares (26.100 euros) por episodio. Sin embargo, esta cifra ha aumentado gracias al éxito que ha cosechado.

Si lo comparamos su salario actual con el de cualquier actor real ya no nos parece tanto dinero. Los intérpretes principales de series como «Juego de Tronos» cobran cerca del millón de dólares (870.000 euros) por cada episodio que ruedan. Aun así, para el mundo del doblaje, es una cifra desorbitada. Tanto que muchos otros actores de doblaje, entre ellos los españoles, se han quejado de sus salarios.

Otro gran colectivo que ha protagonizado protestas por su suledo es el de los actores de doblaje japoneses, un sector muy importante gracias al anime. Actualmente, la voz japonesa mejor pagada es Megumi Hayashibari (Rei Ayanami, «Evangelion») con 550.000 euros de sueldo en 2017. Le sigue Masako Nozawa (Goku, «Dragon Ball»), con 315.000 dólares en un año; y Ryo Horoikawa (Vegeta, «Dragon Ball»), con 235.000. Son cifras muy altas, pero ¿se ajustan al éxito de sus ficciones?