Es noticia:

«Las chicas del cable»: más telenovela que cable

Netflix estrena la tercera entrega, disponible desde este viernes, de la primera producción propia española

Blanca Suárez protagoniza «Las chicas del cable»
Blanca Suárez protagoniza «Las chicas del cable» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

[¡Cuidado! Este artículo contiene spoilers de «Las chicas del cable»]

Hace apenas unos días veía el tráiler de la tercera temporada de «Las chicas del cable» con la impresión de que ya había descubierto las tramas que iba a tratar esta entrega y cómo iba a hacerlo. Ya sabía que Lidia/Alba estaba a salvo (y el bebé también) y había visto con quién se casaba; incluso sabía que Ángeles regresaba a tiempo para presenciar la boda de su amiga. Creía que estas serían las historias de al menos, los cinco primeros capítulos, pero me equivoqué.

Vale. No han revelado tanto como pensaba. Pero eso quiere decir que las tramas se enredan más de lo que deberían. Esta tercera entrega de «Las chicas del cable» ha hecho que primera serie original de Netflix en España tengas más tintes de culebrón que de cualquier otro registro. Un triángulo amoroso (porque no nos olvidamos así como así de Francisco-Alba/Lidia-Carlos) no ha sido suficiente y por eso han recurrido a la excusa nunca utilizada (nótese la ironía) del hermano mellizo idéntico. Sí, ese que justo aparece cuando el personaje que ya conocíamos cambia radicalmente y es el «nuevo» el que pone todo en su sitio de nuevo. Vamos, que reconquista a la dama en apuros. O parece... ya que la plataforma apenas ha puesto a disposición de la prensa dos capítulos.

De las chicas, nos seguimos quedando con Maggie Civantos y la pareja que forma con Antonio Velázquez, que, aunque un poco sobreactuado, refleja la imagen de policía Machi y viril que las películas nos ha mostrado. Aunque para parejas, el trío que conforman Ana Fernández con Ana Polvorosa y Borja Luna, juntos nos dan una de las tramas más interesantes y reivindicativas de la serie. Aun así no nos podemos olvidar de la dulce Marga (¡qué inocente sigue siendo!), interpretada por Nadia de Santiago; mientras que Blanca Suárez sigue ejerciendo su papel de reina del culebrón. Vamos, nada nuevo.

La elegancia técnica sigue destacando y el vestuario, aunque continúa tomándose licencias, sorprende para bien (chapó por el vestido de novia de Lidia). Sin embargo, la banda sonora vuelve a tener la misma línea; es decir, es tan actual que destroza la atmósfera de los años treinta en la que el equipo de caracterización y decorados ha mimado tanto. Es decir, «Las chicas del cable» sigue cumpliendo su función al darnos una entrega que entretiene sin hacer pensar demasiado. Vuelve a ser una serie perfecta para un domingo después de una semana ajetreada.