Es noticia:

«Vengadores: Endgame». Cine lleno de asteriscos

«La moda de ver series permitió concebir también las películas como pequeños capítulos de una gran serie que llevaría a la gente a los cines con la intención de seguir una historia más grande que la propia película en sí»

Vengadores: Endgame
Vengadores: Endgame
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los que ya estábamos en Marvel cuando los cómics lo sabemos. Hay una costumbre muy de Marvel, muy de sus cómics, que es mantener su universo interrelacionado hasta lo enfermizo. Cualquier lector ha visto un cómic clásico en el que, en determinada viñeta, uno de los personajes hace una referencia que, de repente, nos suena desconocida y que va acompañada de un asterisco. En la parte inferior de la viñeta encontramos otro asterisco que nos advierte: *«Tal y como contamos en Spiderman Nº 187». [Crítica de Vengadores: Endgame]

Esa fue una de las grandes ideas de Stan Lee, ese viejito con bigote que aparece, también como un asterisco, en todas las películas hasta ahora haciendo un cameo.

Eso es lo que Marvel lleva haciendo desde los 60, contándonos, a base de pequeñas historias enlazadas eternamente, una gran e interminable historia. Cada cómic es una historia que, por sí misma, era válida pero que, constantemente, nos remitía a otro cómic que aún no habíamos leído y nos arrastraba a conseguirlo. Los completistas llevamos toda la vida corriendo detrás de esta editorial para tener cada uno de esos cómics que completan la historia total y, cuando creemos conseguirlo, un nuevo asterisco nos avisa de que ni siquiera estábamos cerca.

Esto es Marvel, un montón de diversión que incluye la promesa de más diversión en la siguiente historia y que, además, te recuerda que hay más diversión en otros cómics que dejaste pasar. Y esta fue la verdadera aportación de esta editorial. Aunque luego DC copiase esto, las historias de DC sí pueden leerse de una manera más aislada. Hay una trama base que puede seguirse, pero cada personaje parece que vuelve a empezar en cada historia, como en un capítulo de los Simpson.

Universo entrelazado

Marvel, aunque ha hecho reinicios de cada uno de sus personajes, ha tratado de mantener un arco en cada uno de ellos y ha tratado, ante todo, de que lo que pase en un cómic de «Iron Man» afecte a otro de «Spiderman» que a su vez afecta a uno de los «X-Men». Entender esto es clave para entender que las películas también tienen ese espíritu y que, aunque pueden disfrutarse una a una, sin orden concreto y sin relacionarlas, son aún más disfrutables cuando ves que, en cada una, hay hilos que cuelgan hasta la siguiente. Así se vive Marvel.

¿Cómo se construye un universo igual en el cine? La idea de que Marvel Studios, tras el éxito de «Blade», imitase el espíritu de los cómics y, personaje a personaje, fuese creando un entramado entre películas que diera como resultado una gran película de muchas horas, un gran todo formado por pequeñas partes, sólo podía venir de un friki. En este caso de dos. El primero se llamaba David Maisel y era, además de un frikazo, un tiburón en esto de los productos de entretenimiento. Él fue quien tuvo la idea de presentarse en el despacho de Avi Arad, presidente de Marvel Studios en aquel momento para convencerle de que, a pesar de que los personajes más comerciales de Marvel estaban fuera de la casa porque una serie de malas decisiones había ido vendiendo los derechos a otras productoras (los personajes más célebres: Spiderman, X-Men, Los 4 Fantásticos…), usando sólo los que tenían, y centrándose especialmente en «Los Vengadores», podían contar una historia a lo largo de varias películas que acabara enganchando al público por encima de la fama de los personajes.

El origen de todo

El segundo friki implicado se llama Kevin Feige. Avi Arad no creyó en la idea de Maisel del universo compartido y abandonó Marvel Studios en 2006. Feige entró en ese puesto y abrazó, con la emoción de un niño que ha crecido leyendo a Stan Lee y a Jack Kirby, el sueño de construir el UCM (Universo Cinematográfico Marvel).

Feige es quien reúne al equipo creativo necesario para hacerlo en el que incluye a gente del cine y, ante todo, a gente del cómic, autores y editores que, como él, conocen cada resquicio de los cómics y saben qué historias se pueden aprovechar para ser contadas en cine y cómo son esos personajes que pretenden hacer atractivos a los ojos de quienes no los conocen. Gente como Joe Quesada, editor de Marvel Cómics o Brian Michael Bendis, guionista de Marvel.

Juntos, encerrados mucho tiempo, diseñan un plan, una primera fase en la que, como hicieran en su momento Lee y Kirby, cada película fuera presentando a un miembro importante de Los Vengadores para que, al final de ella asistiéramos a una película acontecimiento en que los viéramos juntos por primera vez. Una segunda en la que los personajes de la primera se vieran reforzados con historias más profundas a la vez que se presentaban nuevos personajes y el universo se ampliara hacia lo espacial y el infraverso y que también concluyese en un acontecimiento que abriese una fase tres de más personajes nuevos, más universos como el mágico y una gran eclosión en la que las semillas que habían ido dejando desde la primera película explotasen en dos películas que incluyesen a todos los personajes y todos los universos presentados.

Este fue el plan, una locura basada en un pálpito de que las cosas en el cine estaban cambiando, de que la moda de ver series permitió concebir también las películas como pequeños capítulos de una gran serie que llevaría a la gente a los cines con la intención de seguir una historia más grande que la propia película en sí. La idea de crear una franquicia que garantizase al espectador que iba a ver avanzar esa historia a lo largo de los años. Una idea que iba más allá de las secuelas propias del cine anterior.

Esta era la idea y esto es lo que tenemos hasta ahora, tres fases que, si vas analizando película a película, serás capaz de disfrutar el doble y al ver el cuidadoso bordado que estos frikazos con poder han ido diseñando. Nos queda cerrar este «Endgame» y, por supuesto, empezar a ver los asteriscos que nos han ido dejando para la Fase Cuatro… Un universo no se acaba así como así. Disfruten de esta película que dura 10 años y preparase para los próximos 10. ¡Excelsior!

Gráfico con todos los superhéroes de Vengadores: endgame
Gráfico con todos los superhéroes de Vengadores: endgame