Es noticia:

Robert Pattinson, de vampiro en «Crepúsculo» al nuevo Batman desde los márgenes de Cannes

El actor, que lucha por quitarse la fama de fenómeno adolescente, presentó el filme independiente «The Lighthouse»

Robert Pattinson (i), acompañado de Willem Dafoe y el director de «The Lighthouse» - Gtres
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Desde que cerró la saga «Crepúsculo», Robert Pattinson (Londres, 1986) ha peleado por despojarse del aura de estrella adolescente a base de elegir proyectos independientes con cineastas de prestigio. En este tiempo ha trabajado con nombres como David Cronenberg («Cosmopolis» y «Maps to the Stars»), James Gray («Z. La ciudad perdida») o Claire Denis High Life»). Además, tiene pendiente rodar con el colombiano Ciro Guerra, el francés Olivier Assayas y hasta con Christopher Nolan. Su presencia en Cannes define al nuevo Pattinson. Ha presentado la hipnótica y seductora «The lighthouse», en la que comparte cartel con Willem Dafoe. La crítica del certamen se ha rendido al filme, que se proyectó en La quincena de los realizadores, la segunda sección por importancia de Cannes.

Robert Eggers, director de «The Lighthouse», consigue extraer la mejor interpretación en la carrera de ambos actores: Willem Dafoe y Robert Pattinson. Una actuación que se llevó diez minutos de aplausos tras su proyección. La tensión entre los dos protagonistas, entre lo surreal y el terror, construye una dinámica crispada por la locura en este drama psicológico centrado a finales del siglo XIX en Maine. «Durante la semana de ensayos conseguí entrar en el personaje. Tenía miedo de no lograr la intensidad que necesitaba esa olla exprés en la que se cocina la narración», contó Pattinson tras la presentación.

La casualidad ha hecho coincidir los rumores que sitúan al actor como el nuevo Batman con el estreno de su mejor interpretación en Cannes. Una actuación que acallará a todos los que dudan de su talento para recrear el héroe de Gotham. «No puedo decir nada de Batman, sin embargo, debo admitir que no me preparé físicamente de una forma especial para rodar “The Lighthouse”. Ephraim es alguien que trabaja muy duro, pero no llega con el cuerpo de alguien que ha estado en el gimnasio», explicó Pattinson, que repelía cada pregunta sobre el personaje del cómic con simpatía. «No tengo los abdominales de Batman. Me falta el “six pack”. Como actor siento que sigo aprendiendo pero, la verdad, no soy de ir al gimnasio, prefiero emborracharme», terminó bromeando el actor.

Discreto en sus formas, Pattinson, a pesar de la enorme fama que consiguió con aquella franquicia, sigue siendo un tipo humilde. «Después de “Crepúsculo” me convertí en una persona pública. Mi ego tuvo que enfrentarse a muchas cosas. A mí no me gusta llamar la atención o que la gente me abrace por la calle... Todo eso me obligó a cambiar», confesó.

Blanco y negro

Cargado de referencias marítimas, el filme, en blanco y negro, evoca a Conrad Veidt, a Melville, a Prometheus y Poseidón, con la cámara siempre flotando sobre el rostro ensombrecido de los actores. «Este ha sido el rodaje más aterrador de mi carrera. La escena más difícil que tuve que rodar fue corriendo sobre las rocas para ir a abrazar a la sirena. En pantalla no se ve cómo tuve que desafiar a la muerte, pero correr sobre esas rocas fue extremadamente peligroso porque eran como cuchillas. Si me resbalaba, me mataba. Fue una de las cosas más aterradoras que he tenido que hacer en mi vida. Cada vez que me hacían correr, sentía que mi vida estaba en riesgo», aseguró un Robert Pattinson que dice no ser el hombre perfecto, aunque se le parece mucho, a tenor de los comentarios de sus millones de seguidores, que lo alzaron al estrellato tras la saga de los vampiros.

Por su parte, y mucho más comedido, Willem Dafoe habló sobre la carga literaria que tiene el relato de «The Lighthouse». «Leí a escritores de la época, como Melville, escuché canciones, me empapé del dialecto, de poemas sobre el mar, tuve una gran riqueza literaria con la que trabajar para meterme en el personaje. Pero, como toda preparación, luego tienes la obligación de expulsarla en el momento de filmar. Porque lo principal en esta cinta son los elementos, el clima que debíamos enfrentar», reveló Dafoe, que también está en Cannes presentando su penúltima colaboración con Abel Ferrara, «Tommaso».