Es noticia:

Festival de Cannes Denuncias, muerte y ahora un ictus: la maldición de Terry Gilliam para estrenar su «Quijote»

La controversia no cesa de perseguir a «El hombre que mató a Don Quiote», cuyo proyecto se inició hace 20 años y cuyo estreno estaba previsto que se produjera en este Festival de Cannes

Jonathan Pryce (izquierda) y Terry Gilliam (derecha), durante el rodaje de «El hombre que mató a Don Quijote»
Jonathan Pryce (izquierda) y Terry Gilliam (derecha), durante el rodaje de «El hombre que mató a Don Quijote»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«El hombre que mató a Don Quijote» continúa, veinte años después años después, sumida en la maldición y la controversia. Después de que Terry Gilliam, miembro del conocido grupo cómico de los Monthy Python, terminase por fin el rodaje de su cinta el mes de junio del pasado año, los problemas y complicaciones para que la película vea la luz persisten, a pesar de que se espera que la cinta sea la que clausure el Festival de cine de Cannes el próximo 19 de mayo.

El último, un accidente cerebrovascular que el cineasta sufrió hace algunos días, que se ha dado a conocer en las últimas horas y que derivó en que el director estuviese ingresado en un hospital «durante el fin de semana y hasta el lunes», como informaron desde el círculo cercano de Gilliam a la agencia de noticias AFP. Pese a ello, Gilliam ha confirmado que viajará a Cannes para presentar su película.

Se da la circunstancia de que es en el día de hoy cuando un tribunal de París (Francia) debe decidir si el largometraje se proyectará en el festival, resolviendo así la demanda por los derechos de «El hombre que mató a Don Quijote» interpuesta por el productor portugués Paulo Branco. Si la justicia falla en favor de Branco, la película tampoco se estrenará en Cannes.

Complicaciones de todo tipo durante dos décadas

Sin embargo, la demanda de Branco y el ictus sufrido por Gilliam son solo los últimos contratiempos añadidos a una amplísima retahíla de problemas que han impedido, a lo largo de los años, que el filme, ideado por su director en 1998, viese la luz. Múltiples problemas legales, dificultades insubsanables con las condiciones climatológicas, enfermedades graves de los actores y múltiples cambios en el elenco han sido algunos de los problemas con los que «El hombre que mató a Don Quijote» ha tenido que lidiar. A ese respecto, incluso los actores aplauden el trabajo de Gilliam. «Estoy seguro de que Terry ha tenido que sentirse frustrado en demasiadas ocasiones pero, sin duda, admiro cómo a pesar de los problemas jamás se ha rendido hasta dar por finalizado el proyecto de su vida», le dijo a ABC Jonathan Pryce, conocido por sus papeles en «Juego de Tronos» o «Piratas del Caribe» y que dará vida a Don Quijote.

En un primer momento, Gilliam quería que el protagonista de su historia fuese interpretado por el malogrado Jean Rochefort, que sufrió de una hernia de disco durante el rodaje y que tuvo que abandonar la película. El veterano intérprete, uno de los actores franceses más reconocidos, falleció el pasado octubre a los 87 años en París. En los noventa, Orson Welles también intentó hacer una película sobre la historia de Don Quijote de la Mancha, creada por Miguel de Cervantes en la obra maestra de la literatura española. Sin embargo, tampoco logró terminarla.

Los continuos problemas del rodaje de «El hombre que mató a Don Quijote», que en un primer momento iba a contar también con actores como Johhny Depp o el consagrado Robert Duvall, derivaron en que en 2002 viese la luz el documental «Lost in La Mancha», una especie de «cómo no se hizo» de la película. Sin embargo, parece que el rodaje por fin ha terminado. «¡Don Quijote vive!», gritó Gilliam, director de clásicos como «Doce monos», hace unos meses al grabar el último plano. Además de por Pryce, la cinta está protagonizada por Adam Driver, Olga Kurylenko, Stellan Skarsgard, Óscar Jaenada, Rossy de Palma, Jordi Mollà o Paloma Bloyd.