Es noticia:

La primera película en gallego proyectada en Cannes se lleva el premio del Jurado Un Certain Regard

Oliver Laxe ha conseguido con su tercera película, «O que arde», su tercer premio en el festival

Fotograma de «O que arde»
Fotograma de «O que arde»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Oliver Laxe ha conseguido con su tercera película su tercer premio en el Festival de Cannes. En esta ocasión ha recibido el premio del Jurado de Un Certain Regard, con «O que arde», rodada en los montes de Os Ancares, de la provincia de Lugo, la tierra de su familia.

Laxe es el único cineasta español junto a Víctor Erice en formar parte de la selección en Cannes con sus tres primeros largometrajes y «O que arde» ha sido la primera película en proyectarse en versión original gallega en Cannes.

«O que arde» cuenta la historia de Amador, que ha sido condenado por haber provocado un incendio. Cuando sale de prisión, nadie le espera. Vuelve a su casa, un pequeño pueblo escondido en las montañas de la Galicia rural, a vivir con su madre Benedicta, su perra Luna y tres vacas. La vida pasa despacio, siguiendo el ritmo de la naturaleza. Hasta que una noche se declara un incendio que comienza a devastar la región.

En «O que arde», donde sus dos protagonistas, Amador y Benedicta, son actores amateur, Laxe se centra en los incendios forestales, uno de los principales problemas que afectan a Galicia en los últimos años.

Oliver Laxe nació en París en 1982 y pasó su infancia en A Gaiteira. Licenciado en Comunicación Audiovisual (Universidad Pompeu Fabra, Barcelona), dirigió varios cortometrajes y su primera película en 2010, «Todos vosotros sois capitanes» (premio Fipresci de la Quincena de Realizadores de Cannes).

En 2016, con su segundo largometraje, «Mimosas», western ambientado en el Atlas de Marruecos, consiguió el Gran Premio en la Semana de la Crítica de Cannes.

«Galicia es una de las zonas con mayor número de incendios forestales en Europa. Algunos de ellos son ocasionados por un descuido pero la mayoría son provocados... Los incendios forestales se han convertido en un tema importante. La opinión pública está buscando gente a quien culpar, está buscando sangre. Y por supuesto, la figura del pirómano es una de las más demonizadas de la actualidad. Siempre me sorprendo cuando la sociedad excluye a un individuo», señala Oliver Laxe.

«Quería que "O que arde" se convirtiera en un melodrama seco, con lágrimas contenidas. En mis escritos traté de inculcar una psicología reducida, cercana al hueso: la rugosidad emocional de los personajes coincide con la crudeza de su entorno. Sus emociones contenidas explotan finalmente con el fuego», añade Laxe.