Es noticia:

Liam Neeson: «Fui por las calles esperando a un negro cabrón para poder matarlo»

El actor reconoció, durante la promoción de «Venganza bajo cero», uno de sus comportamientos más «horribles» y lamentables

Liam Neeson
Liam Neeson
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«La lista de Schindler» lo convirtió en un héroe antinazi, pero su mayor baza no es la gabardina de Oskar, el hombre que salvó a miles de judíos de la muerte, sino los saltos y la pistola. A pesar de su capacidad para mostrar su cara más amable en comedias románticas como «Love Actually», Liam Neeson está más cómodo con la acción, género al que ha dedicado casi la totalidad de los últimos años de su carrera.

Y de tanto meterse en el papel, parece que hubo un tiempo que terminó creyéndoselo. Con motivo de una película precisamente de este género, «Venganza bajo cero (Cold Pursuit)», el actor reconoció «horrible comportamiento» que tuvo en el pasado del que, dice, se arrepiente y le avergüenza.

Fue durante el regreso de un viaje cuando se enteró de la agresión sexual que había sufrido una amiga suya. Entonces, Neeson reaccionó de forma violenta. «Ella supo manejar lo que ocurrió, la violación, de una forma extraordinaria. Sin embargo, mi primera reacción fue preguntarle quién era y me comentó que no lo sabía. Le pregunté cómo era y solo pudo decirme que fue un hombre de raza negra», contó el intérprete a «The Independent».

«Estuve caminando por las calles con una porra, esperando a que alguien se me acercara, me avergüenza decirlo. Estuve haciéndolo, quizás, durante una semana. Estuve esperando a que un 'negro cabrón' saliese de un pub, me echase una mirada para... ¿sabes? Poder matarlo», reconoció, avergonzado, Liam Neeson.

En cualquier caso, el actor terminó dándose cuenta de que su comportamiento no solo no le llevaba a ningún lado, sino que el mal que el agresor había hecho con su amiga no se desharía por hacer él lo mismo. «Entiendo la necesidad de venganza, pero eso solo contribuye a que haya más venganza, más asesinatos, más odio»