Es noticia:

«El rey león» hereda el trono de la animación con una taquilla de ciencia ficción

Supera a «Frozen» y «Los increíbles 2» como la cinta más taquillera realizada por ordenador al sumar 1.200 millones de euros

Escena de la nueva película «animada» de «El rey león»
Escena de la nueva película «animada» de «El rey león»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La técnica hace que la nueva versión de «El rey león» se parezca más a un documental de National Geographic que a los dibujos de la original de 1994, pero su realismo no deja de ser producido por un ordenador. Así que los 1.200 millones de euros que lleva acumulados desde su estreno el pasado 19 de julio han convertido al «remake» en la película de animación más taquillera de la historia.

En apenas cuatro fines de semana ha logrado superar lo recaudado por «Frozen» -que sumó 1115 millones tras su estreno en 2013- y «Los increíbles 2» -que en el año 2018 se hizo con 1110 millones-.

Con la técnica de animación fotorrealista (que simula la acción real), y bajo la dirección de Jon Favreau, la nueva versión de «El rey león» emula casi plano a plano el «clásico» de 1994. Una historia conocida por el público que ha llevado a Disney a copar el podio de las cintas animadas que más han recaudado en la historia, toda vez que los títulos aquí mencionados pertenecen a la compañía fundada por Walt Disney. Un éxito que demuestra que la industria cinematográfica está dominada por la productora que comenzó a triunfar gracias al ratón Mickey Mouse. Ahora suma un nuevo éxito después de que el 21 de julio «Vengadores: Endgame» -producida por Marvel, propiedad de Disney- se convirtiera en la más rentable de la historia.

El rey león cosechó buenas críticas por parte de la prensa especializada, como la de Federico Marín Bellón en ABC, que quedó impresionado por la técnica y la comparó con la versión de 1994: «La película es más profunda y adulta que la animada, más sutil en su narración. Funcionan muy bien el juego de miradas y el subtexto. Su crudeza es también mayor. No es lo mismo ver morir a un peluche que a un animal. Las criaturas más tiernas podrían sufrir, pero el mayor defecto es el leve bache narrativo que sufre la historia en su ecuador. Con unos minutos de poda el conjunto sería sensacional.»