Es noticia:

Judi Dench: «Me sigo definiendo como una actriz que busca trabajo»

La británica recibió el premio Donostia en el Festival de San Sebastián y aprevechó para defender a su «amigo» Kevin Spacey

La actriz británica Judi Dench, de 83 años, emocionada tras recoger el premio Donostia
La actriz británica Judi Dench, de 83 años, emocionada tras recoger el premio Donostia - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los homenajes no suelen ser buenas fiestas para los periodistas. Todo son palabras de agradecimiento, loas y vivas, y se aparece el fantasma de que las buenas noticias no son noticia. Pero Judi Dench, en la rueda de prensa previa a la gala donde le entregaron el premio Donostia a toda su carrera, decidió saltarse el guion de lo previsible para dejar un titular insólito en Hollywood: la defensa de Kevin Spacey, defenestrado tras numerosas denuncias por acoso sexual.

No pareció una improvisación. En la tercera respuesta ya lo mencionó: «Tras fallecer mi marido, yo estaba muy mal y fui a Nueva Escocia a rodar con Kevin Spacey. Él fue de una gran ayuda, me alegró la vida y me mantuvo al pie del cañón sin mencionar que yo estaba mal», respondió cuando le preguntaron si podía recordar qué personas habían marcado su carrera.

La repregunta no tardó en llegar. ¿Qué opina de la situación del actor? Tras tras seis intensos segundos en silencio de reflexión, habló: «Ahora ya no hace películas, no recuerdo cuál fue aquella en la que lo borraron», comentó en referencia a «Todo el dinero del mundo», donde el director Ridley Scott se gastó diez millones de dólares para sustituirlo por Christopher Plummer. «¿Tenemos que hacer esto con todas las películas que ha hecho? ¿Tenemos que retroceder al pasado para que cualquiera que se haya comportado mal o haya cometido algún crimen se les excluya de la historia del cine? No sé cuál es su situación actual. No puedo imaginar lo que está haciendo, pero sí que fue y es un actor maravilloso y un buen amigo», sentenció.

La reina de San Sebastián

Más allá de la polémica, el encuentro de Judi Dench con la prensa reveló una artista mucho más frágil e insegura de lo que transmite en pantalla. La reina de la 66 edición del Festival de San Sebastián, como la calificó su director, José Luis Rebordinos, recordó la volatilidad en su profesión: «No me considero una mujer poderosa, no tengo poder alguno, solo espero que alguien me llame para darme trabajo. De joven, me definía como una actriz que busca trabajo y ahora sigo siendo una actriz que busca trabajo: no me atrevo a rechazar un papel porque quizá no me vuelvan a llamar», aseguró la intérprete, que ha participado en cerca de 80 películas, dando vida a personajes como «M», la jefa de James Bond; la reina Isabel I en «Shakespeare in Love» o Bárbara en «Diario de un escándalo».

Una carrera que quizá nunca hubiera empezado de guiarse por el consejo de un cineasta que la entrevistó para un papel. «He jurado no decir jamás su nombre, pero me dijo: “Nunca harás una película porque tienes todo mal en la cara… Gracias por venir”», contó dejando escapar una leve sonrisa.

Surrealismo patrio

Ayer también se presentó la nueva película de José Luis Cuerda, «Tiempo después», continuación del incombustible clásico surrealista «Amanece que no es poco». Pero para surrealistas algunas situaciones que se viven en el festival. Ayer, a la misma hora que se proyectaba en Sección Oficial «Illang: The Wolf Brigade», que produce Netflix, la plataforma convocaba a los periodistas para ver cinco minutos de la cinta que le ha producido a Isabel Coixet, «Elisa y Marcela». Llegar a todo es una misión solo apta para James Bond. No todos tienen la suerte de que «M» les salve desde las sombras.