Es noticia:
«Star Wars»

Ingvild Deila, el nuevo rostro detrás de la Princesa Leia en «Star Wars»

La actriz noruega interpretó a la Princesa Leia en «Star Wars: Rogue One», aunque su cara no apareció en la gran pantalla

Vídeo: La actriz habla sobre su personaje en la última película de "Star Wars" - DE SAN BERNARDO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

¿Quién no ha soñado con ser un jedi? ¿O, aunque sea, entrar en el universo de «Star Wars»? Por increíble que pueda parecer, hay algunos de los miembros del equipo de la saga de George Lucas que formaron parte del reparto antes incluso de que ellos mismos lo supieran. Ese fue el caso de Ingvild Deila, la actriz noruega que dio vida a una jovencísima Princesa Leia en «Rogue One».

El casting comenzó como muchos otros. El principal requisito era físico. «Tenía que tener unas medidas concretas», cuenta la actriz. Una vez pasado ese filtro, tuvo que demostrar su capacidad de captación delante de una cámara: «Tuve que enviar un vídeo de tres minutos hablando de ‘lo que quisiera’». El secretismo continuaba. Había pasado dos filtros ya y aún no sabía a qué papel estaba optando. Hasta que llegó un correo con dos vídeos extraídos de «Star Wars: Una nueva esperanza»: «Una era cuando Leia conoce a Darth Vader y el monólogo del holograma. Tenía que aprenderme esas dos escenas».

En apenas un fin de semana tuvo que memorizar al milímetro esas dos secuencias. «No era sobre mi interpretación, era más bien sobre copiar la interpretación de Carrie Fisher: su cara, su expresión…», cuenta Delia. Durante esos dos días, la actriz noruega vio una y otra vez las tres primeras películas de «Star Wars» y recopiló todo lo que pudo encontrar en internet sobre Carrie Fisher. Pero no contó con que durante su última audición viviría realmente algo que tenía que interpretar. «Conocí a Vader durante la última prueba. Todo el mundo tenía su indumentaria, incluso yo. De repente, apareció él. Tan alto con ese icónico traje… Fue intimidante», confiesa. Delia tuvo que esperar una semana hasta saber que sería ella quien sustituiría a Fisher como la Princesa Leia, aunque sería la cara de la veterana actriz la que seguiría apareciendo en la película.

Sí, en «Rogue One» volvimos a ver a una jovencísima Carrie Fisher, que estaba a punto de cumplir los 60 años en el momento del rodaje, gracias a la interpretación de Ingvild Deila y al trabajo de postproducción del equipo de «Star Wars». «Era como poner una máscara de Carrie (Fisher) sobre mi cara, aunque no literalmente. A mí simplemente me llenaban la cara de puntitos, como unos cien –un proceso de poco más de quince minutos–», dice mientras sonríe al recordarlo. Para preparar esa «máscara», Delia tuvo que pasar una semana en San Francisco y en Los Ángeles donde los técnicos trasladaron su cara a una versión digital. «Hicieron los puntos como puntos de anclaje, para sincronizar mi cara con la versión digital de la de Carrie Fisher», explica.

Ingvild Deila, durante el rodaje de «Star Wars: Rogue One»
Ingvild Deila, durante el rodaje de «Star Wars: Rogue One»-DISNEY

Pasó un año y medio hasta que pudo ver la escena en la gran pantalla. Pero su opinión no era la que más le importaba. Ella había sido una seguidora de la saga «Star Wars» desde niña, quizá desde demasiado niña. «La veía una y otra vez con mi hermano mayor y, al principio, era tan pequeña que tenía que avisarme cuando venía una escena demasiado violenta y me gritaba ‘¡sal del cuarto, corre!’ y no me dejaba entrar hasta que esa parte no terminaba», cuenta. Delia estaba preocupada por lo que opinaría Carrie Fisher. «No lo descubrí hasta bastante tiempo después de que la película se estrenase. Cuando ella murió, leí una entrevista en la que Katherine Kennedy decía que Fisher estaba contenta con mi actuación», cuenta.