Es noticia:

Diez grandes estrellas de Hollywood que rechazaron trabajar con Tarantino y cometireron un error garrafal

El director vuelve a estrenar otra película que se cuela entre las más taquilleras del año

El director Quentin Tarantino, durante la presentación de su última película
El director Quentin Tarantino, durante la presentación de su última película - Lavinia Fontana
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Son muchos los actores que han rechazado papeles y luego se han arrepentido. Ya sea forzados por contratos ya firmados por otras películas o por sentir que el papel no se ajusta a lo que están buscando. Incluso sabiendo que es uno de los mejores directores del momento, como Quentin Tarantino, quien le está ofreciendo esa oportunidad. Recopilamos diez grandes intérpretes que le dijeron que «no» al creador de un universo tan peculiar como el que se puede ver en «Pulp Fiction» o en la saga de «Kill Bill».

Una de las primeras actrices en rechazar a Tarantino fue Jennifer Aniston. La intérprete se encontraba sumergida en pleno huracán «Friends» cuando recibió una suculenta oferta. El director, que se había ganado la admiración del público con la aclamada «Reservoir dogs», se había volcado en su tercera película para cumplir con las expectativas que la anterior había generado. Por eso pensó en una actriz tan carismática como Aniston para ser Mia Wallace en «Pulp Fiction». Pero rechazó la oferta porque las sesiones de rodaje de «Friends» eran tan exigentes que no le dejaban tiempo para ningún proyecto.

Tarantino se ha declarado admirador de Sylvester Stallone en repetidas veces; sin embargo, no ha podido trabajar con él pese a haberlo intentado en más de una ocasión. El actor rechazó ser Louis Gara (personaje que finalmente interpretó Robert De Niro) en «Jackie Brown», y también dijo que «no» cuando le ofreció el papel protagonista en «Death Proof»: «Tengo dos hijas y el hobby de este tipo es colocar a unas adolescentes en un coche y estamparlas contra una pared. Eso no está bien».

Warren Beatty es un especialista en rechazar papeles importantes del cine. Dijo «no» a «El Padrino», a «Superman» y a «Boogie Nights». Y también a ser el Bill de «Kill Bill». Inicialmente, Tarantino había pensado en un Bill más cercano a James Bond. Beatty rechazó la propuesta porque no quería viajar a Asia a rodar. Otro de los nombres que sonaron para interpretar a este característico personaje fue Jack Nicholson, pero el actor dijo que no estaba dispuesto a hacer de Bill y menos grabar las escenas de pelea. Kurt Russell, Mickey Rourke y Burt Reynolds eran las otras propuestas, pero solo aceptó David Carradine.

El papel de Ace Woody, el entrenador de los mandingos en la plantación de Calvin Candie (Leonardo DiCaprio), también tuvo muchos aspirantes que se quedaron por el camino. El primero fue Kevin Costner, pero el plan de rodaje de Quentin Tarantino era tan exigente que no supo como cuadrarlo en su agenda. Tras su salida, llegó Kurt Russell al proyecto. Sin embargo, el actor se desesperó al ver lo lento que evolucionaba el rodaje, y abandonó la película muy frustrado por haber estado perdiendo el tiempo. Finalmente, Tarantino decidió entonces eliminar al personaje del guión.

Otro papel que fue eliminado fue Scotty Harmony, un jugador de cartas que perdía en una tima frente a Calvin Candie (Leonardo DiCaprio) a su esclava Broomhilda (Kerry Washington), la esposa de Django. Iba a estar interpretado por Sacha Baron Cohen, pero tuvo que desestimar la oferta. El intérprete estaba en plena promoción de «El dictador».

Cualquier seguidor de Tarantino sabe que Will Smith iba a ser el protagonista de «Django desencadenado», pero el actor y el director no consiguieron ponerse de acuerdo. Hay versiones distintas de lo sucedido. Hay quien asegura que Smith, tras leer el guión, le pidió a Tarantino que lo modificara para dejar claro que el protagonista era Django y no el Dr. King Schultz (Christoph Waltz). Sin embargo, el propio actor aseguró en una entrevista en 2015 que había rechazado el papel porque no había conectado con la «historia de venganza y no de amor» que cuenta: «La violencia engendra violencia. Y no podía empatizar con una historia en la que el odio es el motor. El amor entre Django y su esposa debía ser la clave».

Hubo otras dos grandes estrellas de Hollywood que estuvieron a punto de aparecer en «Los odiosos ocho». Tarantino contaba con Viggo Mortensen para el rol de Jody Domergue, pero finalmente fue Channing Tatum quien se quedó con el papel. Mortensen estaba liado con la promoción de dos películas independientes de las que era protagonista y productor: «Jauja» y «Lejos de los hombres». El director también quiso contar con Jennifer Lawrence para ser la actriz principal de «Los odiosos ocho». Llegaron a reunirse, pero el rodaje de «Joy» y la promoción de «Los Juegos del Hambre: Sinsajo 2» le obligaron a decir que no.