Es noticia:

Crítica de «Nosotros»: A este lado del espejo

Peele no va de listo, como el Kubrick de «El resplandor», con el que le compararán enseguida

Lupita N'yongo en «Nosotros»
Lupita N'yongo en «Nosotros»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jordan Peele deslumbró con su debut «Déjame salir», en donde fusionaba horror y sátira social, introduciendo en la ecuación la cuestión racial. Todo el mundo se preguntaba con expectación, y algunos colmillos afilados, si podría mantener el nivel con su siguiente título. Ya lo tenemos aquí. Peele revalida el talento apuntado, si bien este nuevo triunfo tiene matices desconcertantes.

El cineasta domina la mecánica del género y lo demuestra en la soberbia secuencia inicial y en el desarrollo posterior de esta variante –ninguna novedad aquí– del subgénero de la casa asediada: las escenas de la invasión y la posterior defensa de la familia protagonista son un ejemplo maestro de graduación de la información (esta no es, Vincent Price sea loado, una película de sustos y asaltos sónicos) y de eso que se llamaba puesta en escena. Peele no va de listo, como el Kubrick de «El resplandor», con el que le compararán enseguida: a mí me recuerda más bien el suntuoso y plástico cine de Brian de Palma, al que podría llegar a parecerse algún día, con algunos toques al principio del frío sadismo del Haneke de «Funny Games». Pero cada «horror fan» sabrá encontrar ecos de títulos amados en una película llena de resonancias: el propio Peele menciona como película fetiche «Los pájaros».

El desconcierto proviene de que toda esa precisión formal está al servicio de una premisa risible. Los invasores son dobles, clones malvados, de los personajes que amenazan y la explicación de esa monstruosa proliferación se nos da en un largo plano fijo (que evoca a De Palma, precisamente) cuya perfección formal no consigue que pasemos por alto lo absurdo de su contenido. Aquí Peele evoca al peor Shyamalan, el rey de las premisas frágiles, y esta no se arregla multiplicando el conejo de «Alicia a través del espejo», otro de sus hipertextos. Lo de los dobles sirve sobre todo para que se luzcan los actores, empezando por la resplandeciente Lupita Nyong’o.