Música

Triángulo de Amor Bizarro: «Necesitamos nuestros exorcismos para seguir adelante»

Presentan este viernes en la sala But su último disco «Salve Discordia», ganador del Premio Ruido de la Asociación de Periodistas Musicales (PAM)

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ya están más que acostumbrados a que sus discos acaparen los primeros puestos de las listas de lo mejor del año, pero no por ello dejan de agradecer los reconocimientos de forma entusiasta y sincera. Así fue como los coruñeses Triángulo de Amor Bizarro recogieron el Premio Ruido para su cuarto álbum «Salve Discordia», en una fiesta en la sala El Sol que sirvió de aperitivo para su concierto de este viernes en la sala But. Su cantante y bajista Isa, gigante sobre el escenario pero cercana y dulce en la distancia corta, nos cuenta cómo están viviendo este momento tan bonito en la carrera del grupo.

¿Qué tal les ha sentado llevarse el Premio Ruido?

Muy bien, es un gustazo que te den un premio tan importante como el de los periodistas musicales, que en el fondo son los profesionales con los que estamos trabajando todo el año para los medios especializados. Estamos muy felices y orgullosos.

¿Cómo fue la fiesta? ¿Alguna anécdota?

Que se pueda contar, no... ¡jajaja! Fue estupenda, tocaron Kokoshca y Aries también, y fue una gozada encontrarse con chicas en el camerino. Además, en la organización casi todo eran mujeres también, así que la mandanga la manejamos nosotras esa noche, ¡jaja!

También han copado las listas de muchos medios influyentes. ¿Abruma un poco, aunque no sea la primera vez?

Es algo genial, y sí, también un poco abrumador. Cuando trabajas con tus objetivos, sin saber si lo que estás haciendo va a cuajar, si va a gustar, no piensas en estas cosas. Por eso, cuando llegan sigue siendo inesperado. Es muy gratificante, y al mismo tiempo te hace preguntarte si de verdad te lo mereces. No sabemos qué es lo que funciona exactamente, lo hacemos todo de corazón.

¿El reconocimiento da tranquilidad y confianza en lo que haces?

Claro. Nosotros no queremos sentirnos atados a una fórmula, y no creo que nos pase en el futuro. De hecho, creo que por eso nos han premiado. Y si un día las cosas no nos salen, tendremos que esforzarnos en no derrumbarnos demasiado ¡jajaja!

En toda carrera siempre surge algún bache.

Baches los tenemos todos los días en realidad, porque para poder vivir de esto hay que trabajar muchísimo todos los días. Hay que estar pendiente de las redes, dar entrevistas, viajar, ensayar, componer... este oficio ocupa mucho más tiempo del que parece, de verdad. Tenemos que tocar mucho para seguir estando ahí, para mantener el nivel. Hay muchísimos grupos y propuestas por ahí que también molan mucho, y bueno, por eso este tipo de premios te ayudan a olvidarte de los miles de kilómetros que haces cada semana. Pero hay que tomárselo así, es una filosofía de vida, un precio que pagamos con gusto por hacer lo que nos gusta.

Eso es lo malo, que no hay premios para todos los que se dejan la piel en la carretera.

Exactamente, exactamente. En este mundo, el de la música, conoces a gente que lo da todo, que se expone, que se la juega. Además, cuando compones te mojas, hablas de cosas que te dejan abierto en canal. A veces nosotros tenemos que hacer esos exorcismos para tirar para adelante, los necesitamos. Por eso, si un músico al final no se lleva el premio, no se siente reconocido, se queda con que ha hecho un disco donde ha volcado toda su verdad y su cariño, y eso no se lo puede quitar nadie.

Reconozcamos a alguien aquí y ahora. ¿Quiénes han sido sus favoritos de 2016?

Ostras, es que hay muchos. A nivel internacional, el disco de David Bowie me ayudó con una época un poco dura para mí, y me llegó muchísimo. El tema de la resurrección me sirvió mucho emocionalmente, y todo es tan poderoso, tan bíblico, que me dejó muy pillada. Españoles me gustan Aries, Kokoshca... es que no sé, si digo unos y no otros luego me siento fatal, ¡jaja! Por eso siempre me voy a lo internacional.

¿Alguna vez han confiado mucho en una canción y luego no ha funcionado?

Sí, sí. Hay canciones muy redondas, y otras que tienen más ángulos, como «O Salve Eris», la última de nuestro último disco, que intuyes que no conectará con tanta gente porque son más oscuras. Pero cuando luego ves que efectivamente es así, que sólo hay tres personas del público que conectan con ella, de alguna manera se convierte también en algo especial, como un pequeño tesoro. En nuestros discos siempre tiene que haber canciones así.

¿Están ya componiendo nuevo material?

Estamos empezando a hacer el tonto en el local, entre canción y canción de los ensayos para los conciertos. Cuando ya tienes el disco rodado en directo, y dejas de necesitar tanto los ensayos, acabas poniéndote a probar cosas nuevas, como pequeños experimentos. Y con eso empiezas a viajar a sitios distintos de los que visitaste en el último disco. Este año será el de pensar qué vamos a hacer lo siguiente, pero no sé, con tanto reconocimiento... vamos a tener que pensarlo muy bien ¡jajajaja!

Al margen de Triángulo de Amor Bizarro, ¿tendrán otros proyectos en 2017? ¿Volverá vuestro teclista Zippo a grabar con SraSrSra?

Claro, claro. Nosotros le dijimos que si un día dejaba SraSrSra le echábamos del grupo ¡jajaja! Nos encanta desde siempre, y algo sacarán este año. Y nuestro batería seguirá dando clases, es un auténtico loco de las técnicas y todo eso, yo no puedo con él, ¡jaja!

No quiero terminar sin felicitarles por su estupenda versión de «Sloop John B» de los Beach Boys.

¡Muchas gracias! La hicimos deprisa y corriendo, jeje. Si vienes al concierto la escucharás, no sonará tan orquestada, claro, sino un poco más Velvet, a nuestro rollo.

Triángulo de Amor Bizarro en la sala But, viernes 20 de enero a partir de las 21h con Fuckaine como teloneros. Entradas anticipadas desde 14 euros, o con descuento a 9 euros en Oferplan.