SIN LÍMITE. Gaditanos de todas las edades practican deporte en la zona de la playa.
CÁDIZ

Paseo entre marítimo y sudoroso «A ver si los locales echan a los perros»

La zona cercana a la playa se ha convertido en un lugar elegido por cientos de gaditanos para hacer deporte

Actualizado:

El asesino siempre vuelve al lugar del crimen. Cientos de gaditanos acudirán este verano a la playa, o al Paseo Marítimo con remordimiento por haber eliminado, meses antes, esos kilos de más que les afeaban. A pesar del cargo de conciencia que siempre produce despegarse voluntariamente de los compañeros de viaje, no dudarán en presumir ante sus amigos con ese tópico de que «solo hay que proponérselo, te pones a correr por la mañanita en el Paseo y te quedas con este tipito». Estos criminales del sobrepeso no responden a un perfil determinado y se pueden encontrar gentes de los dos sexos y de cualquier edad casi a cualquier hora -salvo la madrugada- delinquiendo contra la grasa y el colesterol.

Los más madrugadores suelen llegar a la zona de la playa sobre las 8 de la mañana. El grueso de este colectivo lo integran jubilados y jóvenes trabajadores que entran a sus puestos laborales a media mañana. Sobre las 10 y 11 horas toman el relevo algunas amas de casa, «para quitarnos los michelines» y los jóvenes, sobre todo aquellos estudiantes que entran a clase por la tarde. Después de comer las mujeres son las principales paseantes. Conforme va avanzando la tarde se echan a la arena y al asfalto los jóvenes, pendientes de mejorar la figura.

Cuanto mayor es la edad, quienes practican deporte lo hacen más por salud que por estética. Los que buscan la medicina del deporte inciden en que ayuda a reducir el colesterol, a mejorar la circulación y a controlar los niveles de azúcar. «A mí, para las varices, me dijo una amiga que tenía que andar por la orilla; no es que me hayan mejorado mucho, pero ahora me canso menos al subir las escaleras».

Precauciones

A pesar de los beneficios del deporte los expertos recomiendan tomar precauciones. Huelga decir que hay que evitar, sobre todo a partir de junio, las horas de más sol para la práctica deportiva. Además, dependiendo de la edad de la persona hay que hacer una moderación de los esfuerzos. «No es exagerado hacerse un control médico si se va a empezar una rutina deportiva», incide Marta Echegaray, licenciada en Educación Física. Echegaray aconseja que, después de hacer un ejercicio intenso, no se interrumpa la actividad de forma brusca, sino que se haga de forma progresiva. «Y, sobre todo, nada de matarse un día y descansar seis, para eso es mejor no hacer nada», sugirió. Una de las pegas que suelen poner los deportistas de playa y Paseo Marítimo es el poco control que se efectúa sobre la presencia de perros, que suelen dejar un desagradable recuerdo en el suelo que sus dueños olvidan recoger. «La playa es como una calle más de Cádiz, en cada vomitorio de acceso hay un cartel en el que se prohíbe la entrada de los animales, pero nadie lo respeta», comentaba José Valiente. Otros corredores, como Inma Parodi, creen que peor que las heces es que los perros «te persiguen y molestan al verte correr». Lo cierto es que todas las semanas la Policía multa a varios gaditanos que pasean a sus perros por la playa, si bien cunde entre los usuarios la sensación de que «aquí nadie hace nada por evitarlo».