El colegio Maestra Caridad Ruiz permaneció ayer vacío. / LA VOZ
Sanlúcar

El alumnado de un colegio de La Algaida se pone en huelga por las malas condiciones higiénicas

Los padres del centro Maestra Caridad Ruiz anuncian que impedirán que sus hijos acudan a clase hasta que no se acondicionen los insalubres servicios del centro

Actualizado:

Los más de 600 escolares de Educación infantil, Primaria y Secundaria del colegio Maestra Caridad Ruiz de La Algaida no asistieron ayer a clase en protesta por las condiciones insalubres en las que se encuentran los servicios del centro.

En una reunión organizada el pasado lunes, los miembros de la Asociación de Padres y Madres- AMPA-del citado centro han decido que no mandarán a sus hijos al colegio hasta que la Junta de Andalucía no intervenga para modificar los actuales cuartos de baño . «Llevamos más de un año denunciando que los servicios necesitaban un cambio inmediato y, al no obtener respuesta, hemos optado por comenzar una huelga indefinida porque tememos por la salud de nuestros hijos» explicó la portavoz de la Asociación de Padres y Madres, María José Gallego.

Según Gallego, la situación en la que se encuentran los cuartos de baño del colegio «es vergonzosa». «Hay dos servicios que se han tenido que cerrar porque no se podía entrar en ellos, el techo se cae, se producen inundaciones y los excrementos y orines llegan hasta las aulas, es algo insoportable» manifestó indignada la portavoz del AMPA.

El problema de los servicios del colegio Maestra Caridad Ruiz ha afectado principalmente a los alumnos más pequeños del centro. «Ya se han dado varios casos de infecciones de orina ya que los niños de educación infantil son más proclives a sentarse en la taza del retrete» concluyó Gallego.

Una esperada intervención

Ante la convocatoria de la huelga, la respuesta de la Junta no se ha hecho esperar. Según la presidenta de la AMPA, en la mañana de ayer, el responsable Provincial de Educación se puso en contacto con la dirección del centro para informarles de que «se estudiará el asunto y se tomarán las medidas necesarias para evitar las consecuencias lamentables que se están viviendo en este colegio».

Con este fin, la Consejería envío ayer a un inspector para que elaborase un informe en el que se evaluasen tanto los daños como las obras que sea necesario acometer en el centro.

Por su parte, el delegado provincial de Educación, Manuel Brenes, manifestó ayer sentirse «preocupado» por el asunto y pidió a la dirección del Maestra Caridad Ruiz que inste a la AMPA a que deponga en su actitud. «Los niños tienen que retomar su vida escolar normalizada», explicó Brenes.

Una idea con la que madres y padres del centro no están de acuerdo. «Hasta que no se nos notifique el inicio de las obras o que no existe riesgo de ningún tipo para la salud de nuestros hijos, no tenemos intención de mandarlos al colegio» explicó Gallego. «Tenemos un informe médico que nos avisa de la insalubridad; sería una temeridad por nuestra parte si conociéndolo, metemos a los niños en las aulas del colegio», concluyó.