Salvemos a Carmen Calvo

Cuando parece que ha pronunciado una sandez inigualable, saca fuerzas de flaqueza y profiere otra mayor

Manuel Contreras
Actualizado:

Anda todo el patio de vecinos digital pidiendo la cabeza de Carmen Calvo por su última astracanada, en la que razonaba que solo las votantes socialistas tienen derecho a ser feministas. Yo no estoy de acuerdo; lo que hay que hacer con la vicepresidenta es lo contrario, preservarla. Hay que poner en marcha cuanto antes una campaña de pegatinas y hashtags como las del lince o las focas: salvemos a Carmen Calvo. La dirigente cordobesa es un especimen único, un rara avis que brilla en la gobernanza como Copito de nieve destacaba en el zoo de Barcelona. Ya van quedando muy pocos especímenes en la fauna política que compatibilicen de forma armónica un sectarismo tan obsoleto con una inagotable capacidad

Manuel ContrerasManuel ContrerasSubdirectorManuel Contreras