El patio empoderado

Una mujer no tiene por qué tolerar que un macho le pida un beso, aunque se trate de una rana

Fernando Iwasaki
Actualizado:

Una escuela pública de Barcelona ha expurgado su catálogo de literatura infantil y ha retirado de las estanterías 200 libros por «tóxicos», «sexistas» y «discriminatorios», argumentando que le impiden a los niños desarrollar una conciencia igualitaria. Así, títulos como «Blancanieves», «La Cenicienta», «Caperucita Roja» y otros paradigmas del machismo rampante como «El gato con botas», han inaugurado el nuevo índice laico de libros prohibidos. Por ahora se salvan «Las siete cabritas y el lobo», «La tortuga y la liebre» y «Santa Jordina», oportuna adaptación de la clásica historia de San Jordi, con la enorme diferencia de que la solidaria Santa Jordina no asesina al dragón sino que le perdona la vida para reeducarlo.

¿No sería maravilloso reescribir todos los cuentos

Fernando IwasakiFernando IwasakiArticulista de OpiniónFernando Iwasaki