#Mito

Daniel Ruiz
Actualizado:

Tiene la tumba de Jesús de la Rosa, en el cementerio de Villaviciosa de Odón, cierto aire a la de Jim Morrison en Père-Lachaise. Como bien señala Guillermo Altares en su delicioso libro Una lección olvidada, es la verdadera visita obligada cuando se viaja por primera vez al mítico cementerio parisino, en el que descansan nombres tan rotundos como Wilde, Molière o Balzac. La del Rey Lagarto es una tumba bastante inaccesible. Pero se respira algo muy parecido a la del cantante de Triana: el sobrecogedor aroma del mito.

Coincidiendo con el Día de Difuntos, el Ayuntamiento inauguró por fin la placa que recuerda que fue en la Calle Feria donde nació. Mientras que en San Fernando una estatua congela

Daniel RuizDaniel RuizArticulista de OpiniónDaniel Ruiz