El Metadebate

Abascal sale ganador del debate sin subir al estrado. Podría hacer la campaña desde su casa con los mismos resultados

Ignacio Camacho
Actualizado:

A esta campaña sólo faltaba un debate sobre el debate -un metadebate, en el estricto sentido de la palabra- para volverse completamente errática. Cuando el jefe del Gobierno excluye de su argumentario y de su programa el principal problema de España, parece lógico que los candidatos se dediquen a discutir sobre la nada. Y eso es lo que ha ocurrido mientras los ciudadanos se iban de vacaciones o contemplaban las procesiones de Semana Santa envueltos en una manta de agua: que la política transcurre a mucha distancia, como encerrada en la burbuja de su endogamia. Y que el presidente, como es habitual en él, no repara en marrullerías ni artimañas cuando atisba que puede sacar de cualquier lío una posición

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho