¿Héroe o pirata?

Probablemente la figura de Assange fue sobrevalorada

Luis Ventoso
Actualizado:

Dos universos antagónicos separados por doscientos metros. La situación evocaba los cuentos matemáticos de Borges, en los que el tiempo se cruza. O las elegantes ecuaciones de Einstein, un portento que hace más de cien años, con una tiza y una pizarra, adelantó esos agujeros negros que ahora se han fotografiado en forma de huevo frito. En un universo estaba la soledad de Julian Assange, confinado en una habitación claustrofóbica en un sótano de la Embajada de Ecuador (una de las pocas de Londres que no tiene ni jardín ni patio, una jaula). En el otro, a solo unos pasos, la puerta trasera de los almacenes Harrods, siempre un hervidero de turistas de todas las naciones, colores y portes. El

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso