Elogio del escepticismo

Se puede ser pesimista sin ser infeliz, de la misma forma que se podría ser optimista en medio de la desgracia

Fernando Iwasaki
Actualizado:

La última visita de Arturo Pérez Reverte a la casa de ABC se produjo un día antes del llamado «Día de la Felicidad», coincidencia que no se me escapó ya que mi visión de la vida y el futuro es tan o más pesimista que la que formuló el autor de «La tabla de Flandes». Con todo, de las palabras de Pérez Reverte se colegía con claridad que ser pesimista supone ser lúcido y clarividente, porque lo opuesto al pesimismo no es la felicidad sino el optimismo. Por lo tanto, se puede ser pesimista sin ser infeliz, de la misma forma que se podría ser optimista en medio de la desgracia.

En realidad, ser feliz y optimista tiene que ser

Fernando IwasakiFernando IwasakiArticulista de OpiniónFernando Iwasaki