Elogio de Coripe

No es odio. Es guasa. Para odio el que destilan los vecinos de los Jordis

Felix Machuca
Actualizado:

La fina piel de los insubordinados se erizó con el pueblo de Coripe mostrando un cuadro clínico de varicela rencorosa por regalarle el título de Judas al señor Puigdemont. Si hubiera un concurso internacional de «coños honrados» se llevaban los tres primeros puestos y la corte de honor. Son tan exquisitos los muchachos con sus personajes y símbolos que, al más mínimo reproche, se echan cenizas sobre sus rostros, se tiran de los pelos y lloran desconsoladamente por el trato vejatorio que se les inflinge. Los chicos de Torra y compañía son así de sensibles. Delito de odio dicen que han cometido los vecinos de Coripe. No es odio, es guasa. Para odio el que llevan demostrado durante estos años

Felix MachucaFelix MachucaArticulista de OpiniónFelix Machuca