Deseado paredón

Los hay capaces de, con tal de salir en el cuadro, hacerse un sitio en los fusilamientos de Goya

Antonio García Barbeito
Actualizado:

Dentro del punto de mira, varias veces te disparan, y esos tiros dan la vida. Vida breve, pero como se trata de lo efímero, bendito sea Dios. Paredón de fusilamientos fotográficos, armas réflex, pose más o menos natural de los mentirosamente fusilados en el paredón oportuno, que si una salida de cofradía, que si una silla en la Campana, que si un acto social, que si la copa en un acto literario o así, que si la Puerta del Príncipe, un tendido -o el callejón- maestrante, un campo de fútbol, una caseta de Feria, un pasaje del Rocío -¿el Vado de Quema o mejor en la ermita?-, una exaltación…

Allá por los ochenta, recuerdas cómo merodeaban por las cercanías de

Antonio García BarbeitoAntonio García BarbeitoArticulista de OpiniónAntonio García Barbeito