DANA, la mala gota

Se usan los acrónimos y las siglas como si tuviéramos la obligación de saber su significado

Antonio Burgos
Actualizado:

Se quedó corto el poeta, académico y lingüista Dámaso Alonso al llamar al XX «el siglo de las siglas». El XXI está ganándole por la mano. Se usan los acrónimos y las siglas como si todos tuviéramos la obligación de saber su significado, cuando suelen proceder de parcelas muy concretas del saber. Le rezo a Santa Bárbara bendita para que aquí no nos llegue la mala de DANA, que es como ahora le llaman los meteorólogos a la que hasta ayer por la mañana era «la gota fría», o sea, el diluvio de estas fechas previas al otoño, en el que caen niágaras sobre un lugar muy concreto y en un tiempo muy corto, originando todo tipo de catástrofes, de

Antonio BurgosAntonio BurgosArticulista de OpiniónAntonio Burgos