Las cofradías no necesitan museo

La Semana Santa en sí misma, en la calle, vivida, sentida, emocionada, es el mejor Museo de las Cofradías

Antonio Burgos
Actualizado:

Sevilla es la única ciudad que tropieza dos veces en la misma piedra del Museo de las Cofradías. Sevilla ya tuvo un Museo de las Cofradías en forma de fracaso, en Los Venerables. ¿Y queremos hacer otro, ahora junto a la Torre de la Plata? ¿Para qué, si ya se sabe que eso no funciona aquí? Los sentimientos no son museables; las emociones no son museables; las devociones que arrancan oraciones y lágrimas no son museables. No es museable precisamente eso: la esencia de las cofradías, alma de la ciudad, modo de expresión colectiva, de vertebración social, de afirmación en lo propio, de permanencia de los recuerdos. ¿Quién exhibe en un museo los vellos de punta que se te ponen

Antonio BurgosAntonio BurgosArticulista de OpiniónAntonio Burgos