La brecha de Víznar

Lorca es nuestro dolor sonámbulo y mal enterrado pero también el poeta de los días luminosos

Eva Díaz Pérez
SevillaActualizado:

«La brecha de Víznar» es el título de un cuadro que el pintor José Guerrero dedicó a su buen amigo Federico García Lorca. El lienzo es un paisaje abstracto perfectamente reconocible, un cuajarón de sangre, una herida por la que asoma la sombra. Estos días de sol surge otra vez esa cicatriz que nunca ha dejado de supurar, que es una fuente de penumbras y nuestro dolor sonámbulo y mal enterrado.

Siempre recordaremos el asesinato de Lorca porque es una metáfora terrible de nuestra historia. Y es lógico que aparezca otra vez como un fantasma que nunca olvidamos, a pesar de que la efeméride sucede en medio del sol perezoso de las vacaciones y la calma de siesta de los

Eva Díaz PérezEva Díaz PérezArticulista de OpiniónEva Díaz Pérez