Cardo máximo

Bajar peldaños

El gesto y la actitud -ay, esa comunicación no verbal- de Susana Díaz la delata: está que echa las muelas

Javier Rubio
Actualizado:

A Susana Díaz le queda, por ahora, bajar peldaños. Ahí se conoce la grandeza de las personas, en la forma en que desandan el camino desde la cumbre del éxito, del poder o del halago. Quienes lo hacen en silencio, no ya sin levantar la voz sino sin mascullar el más mínimo resentimiento, esos son los de verdad grandes y conviene estar a su lado. De los que fingen una ofensa que sólo se ha producido en su amor propio, de los que se sublevan contra un relevo por más natural que resulte, de quienes exhiben sin pudor su rencor expandiendo la ponzoña cuanto más lejos mejor, de esos conviene huir como de la peste y dejarlos solos en su

Javier RubioJavier RubioRedactor jefeJavier Rubio