Amapola india

La droga tiene tres salidas, hospital, cárcel o cementerio. Nos está destruyendo

Antonio García Barbeito
Actualizado:

La primera vez que oíste la palabra droga fue en el patio terrizo de tu casa. Allí, junto a la tapia donde estaba el plumbago, cerca del fogón, crecía una planta que daba unas amapolas preciosas y una cápsula, un pomo coronado, muy vistoso. Un amiguillo con el que jugabas, al verla, te dijo: «Eso de ahí, que si lo mueves suena como un cascabel, es droga. Me lo ha dicho mi hermano.» «¿Y qué es droga?», preguntaste. «Una cosa que te la tomas y ves visiones…»

En tu patio, aquella amapola india no dejó de ser para ti más que una hermosura roja que se tocaba de aquel, como dijo tu amigo, cascabel. Una hermosura que jamás fue tentación

Antonio García BarbeitoAntonio García BarbeitoArticulista de OpiniónAntonio García Barbeito