EL APUNTE

Una visita con muchas lecturas

Susana Díaz acude a la factoría de Navantia justo el día que anuncia el adelanto electoral

La Voz de Cádiz
Actualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, visitaba ayer la factoría de Navantia en San Fernando, el mismo día que los incesantes rumores sobre que iba a anunciar el adelanto electoral de los comicios autonómicos iban tomando forma a lo largo de la mañana. Mientras que Díaz apretaba manos y hablaba de compromiso de la Junta con los trabajadores, la noticia sobre que la fecha de las elecciones ya estaba fijada a principios de diciembre se confirmaba. Pero Díaz no quiso hacer ninguna declaración a los periodistas que allí congregados esperaban la primera reacción de la mandataria ante una decisión tan importante. Sin embargo, el escenario donde acontecían los hechos hablaba por sí solo. La de ayer fue la primera visita de la presidenta a los astilleros apenas una semana después de que el contrato de las cinco corbetas para Arabia Saudí estuvieran a punto de venirse abajo tras el anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez de frenar la venta de 400 bombas de precisión con ese mismo país. En esa crisis, que luego se recondujo gracias a la presión de los propios trabajadores, Susana Díaz se mostró muy combativa contra el propio presidente, animando incluso a los comités a que se echaran a la calle contra la decisión de Sánchez. Su encuentro con la plantilla y con los responsables de la compañía era de nuevo un movimiento muy oportuno, casi desafiante, a pocas horas de anunciar oficialmente la convocatoria de elecciones en la región «por la inestabilidad del Gobierno», volviendo a echar tierra encima al presidente de su propio partido. Pero en San Fernando no quiso dar más explicaciones. Bastante tuvo con el gesto. Sí lo hizo el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios quien aseguró que los astilleros podrán optar a cinco millones de euros de ayudas de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) para impulsar su programa de innovación. Un compromiso que estar por ver si se cumple pero que ya han puesto sobre la mesa en este meditado tablero de intenciones.

La visita también se hacía a la misma hora que el presidente del PP en Andalucía, Juanma Moreno, mostraba a los medios un informe de la Guardia Civil que demuestra que la Faffe gastó 31.969 euros en cinco prostíbulos de Andalucía. Esta información también quedó algo eclipsada por el anuncio electoral. Además, no hay que pasar por alto que la disolución del Parlamento andaluz a raíz de la celebración de las autonómicas conlleva la desactivación de la comisión de investigación que se creó en la Cámara sobre la extinta Faffe. Una decisión, la de la presidenta, más que pensada.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz